Crónica

Youth Lagoon

But

09/11/2013

Por -

Youth Lagoon visitaban la capital por primera vez y lo hacían para presentar su último álbum, un Wondrous Bughouse (Fat Possum, 2013) que ha tenido muy buena recepción en la crítica mundial tras un disco de debut en el que apuntaban mucho. Aunque Youth Lagoon es en realidad el proyecto de un solo hombre: Trevor Powers, que vino acompañado de otros tres músicos para interpretar unos temas que cabalgan entre la psicodelia más sesentera y el dream pop más actual.

Absolutely Free abrieron el concierto de la mejor manera posible. Estos chicos de Toronto pertenecían al antiguo grupo punk DD/MM/YYYY y ahora parece que quieren cubrir terrenos diferentes. Conquistaron al público jugando con los compases y los polirritmos de las canciones, todo cargado con melodías psicodélicas a lo Flaming Lips y algún que otro momento Grizzly Bear. Aún no tienen ningún álbum editado, pero habrá que estar atentos a ellos. Os dejamos una de las pocas canciones que tienen grabadas, ‘UFO’, que fue probablemente lo mejor de toda la noche. Prometen.

Poco después subieron Youth Lagoon al escenario. Powers, distraído y algo tímido, montaba sus teclados ante la atenta mirada del público. Con una formación clásica (guitarra, teclado, batería y bajo), los de Idaho comenzaron jugando con la infantil melodía de  ‘Attic Doctor’, extendiéndola y dándole nuevos matices cada vez que volvían a ella. Con el público tratando de involucrarse desde el primer momento, Youth Lagoon se empeñaron en transformar la experiencia onírica de Wondrous Bughouse en algo más accesible al directo, con el bajo altísimo y la guitarra siendo muy importante en canciones como ‘Cannons’.

También hubo tiempo para recordar su primer disco, The Year of Hibernation, (Fat Possum, 2011) con la ya mencionada ‘Cannons’, ‘July’ o ‘17’, siendo estas dos últimas las más acertadas. Powers iba perdiendo el miedo a medida que avanzaba el concierto y cada vez se mostraba más animado, hablando con el público, gastando bromas e incluso dejando los teclados para cantar arrodillado. Volviendo a Wondrous Bughouse, la gran vencedora fue ‘Dropla’, el tema más directo de su carrera y –sin duda– el más convincente en concierto. “You’ll never die, you’ll never die, you’ll never die” repetía Powers como si de un mantra se tratase. Y consiguió que más de uno se lo creyese. Acabó el concierto con ‘The Hunt’, el último tema de su debut, en el que la guitarra volvió a ser predominante.

El pasado sábado, Youth Lagoon ofrecieron un buen concierto al que quizá le faltó algo. Fue una buena actuación, sin ningún punto flojo evidente, exprimiendo las virtudes del grupo y ocultando los defectos. El problema (si es que se le puede llamar así) es que aún no tienen esa canción que les conecte inmediatamente con el público, y es algo que, aunque no tenga ninguna relevancia en los discos, pesa en directo. Con todo, una actuación notable de un grupo que aún tiene mucho que decir. Y más si vienen acompañados de unos Absolutely Free que van a dar mucho que hablar.

Alberto

Madrid, '94. En contra de muchas cosas y a favor de unas cuantas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *