Crónica

Yo La Tengo

Apolo

13/02/2019

Por -

El pasado 13 de febrero, Yo La Tengo pasaron por Barcelona y como ya es costumbre en ellos, no defraudaron. Esta vez, presentaron su último álbum There’s a Riot Going On publicado en 2018. Al entrar en la sala Apolo nos encontramos con un sinfín de gente y un sold out por delante que ya daba aires de magnitud al escenario.

La distribución del concierto se dividía en dos partes: la primera en formato acústico, con el fin de introducir algunas canciones de una forma más relajada y la segunda y más esperada, en formato eléctrico.

‘You Are Here’, de su último álbum, dio paso a la primera parte acústica de su concierto. Como tónica general de esta primera mitad del directo, nos encontramos con un constante diálogo entre diferentes sectores del público, ya que en cuanto arrancaba algún tema los vítores eran constantes, del mismo modo que los continuos “shhhts” como respuesta de otra parte de la sala. Sobre todo en las zonas más cercana a las barras de los laterales.

Un momento muy bonito fue cuando en uno de sus primeros speechs afirmaron que, para ellos, Barcelona es la mejor ciudad del mundo y que es su favorita. Probablemente un destino de parada obligatoria durante sus giras por el amor que le tienen a la ciudad y al público gracias a la buena acogida que defienden haber recibido siempre.

Terminando con la parte acústica, empezó a sonar ‘Big Day Coming’, primer tema del álbum Extra Painful lanzado en 2015. En ese momento, el público cantó a coro el estribillo “There’s a big day coming, I can hardly wait” y se creó una atmósfera única. A pesar de seguir en el mismo formato acústico, en algunas de las últimas canciones les sumaron algún instrumento eléctrico, pero aun así, seguían manteniendo esa esencia que integraba la primera parte del show.

Después de muchos aplausos procedieron a tocar la última canción de esa primera ronda, ‘Here You Are’, la última canción de su último álbum sacado en 2018 There’s a Riot Going On. Para terminar este tema, hubo un fade out de guitarra y unos cascabeles que enlazaron con un descanso de 20 minutos.

A continuación, empezaron con el cambio al esperado eléctrico, que empezó exactamente a la hora anunciada antes de terminar la parte acústica. Sin duda, un punto fascinante a favor de la organización.

Al empezar, Georgia Hubley subió el volumen del amplificador y, con ese sencillo gesto, la gente enloqueció. Además, por el público se comentaba que nos preparásemos para la distorsión. En efecto, gracias a su veteranía los integrantes de la banda saben manejar más de un instrumento. Es por ello, que hubo un intercambio de posiciones, la batería se puso en el bajo y el bajista a la batería. Todo esto, pasó mientras sonaba un solo de guitarra de Ira Kaplan.

Después de que estos regresaran a su posición inicial, el bajista cogió el contrabajo y el guitarrista se puso al teclado dispuesto a tocar un tema más relajado que hiciera de enlace con el siguiente. Este, contenía unos resonante estruendo logrado en base a una distorsión, un factor primordial en los directos de la banda. Incluso en un momento dado Ira se puso a realizar distorsión con la boca y a dar saltos y giros con esta, además, dio una guitarra al público para que siguieran ellos con el solo.

Terminaron el show eléctrico con ‘Blue Line Swinger’, la última canción del álbum Electr-o-pura lanzado en 1995. Un tema que para los primerizos en los directos de Yo La Tengo puede recordarnos a una jam session con un solo de guitarra, teclado y batería. Al terminar esta, se fueron sin decir ninguna palabra a su público.

Ante su inminente desaparición, la tensión generada por esta y el inminente bis, el trío salió de nuevo al escenario e interpretaron un tema jamás visto antes. Incluso el frontman Ira se tuvo que poner las gafas para leer la letra de esta canción, ya que aún no se la sabía por completo. Al finalizarla, realizaron dos covers en versión acústica. Una de ellas fue una que tampoco habían interpretado nunca, ni más ni menos que de los mismísimos The Velvet Underground y la otra era de los neoyorkinos The Scene Is Now juntamente con un speech donde agradecieron la asistencia a su público.

De nuevo, se fueron del escenario y cuando parecía que ya no volverían a aparecer, entre gritos salieron de nuevo al stage para brindarnos un segundo bis donde interpretaron una cover folk rock de Gene Clark que sirvió para despedirse de su público, que como siempre se mantiene fiel a la banda y se va totalmente satisfecho.

Una vez más, observamos que Yo La Tengo no defraudan y nos sorprenden en cada concierto con su estabilidad entre sus temas más soft hasta los más ruidosos. Esperemos que Barcelona siga siendo uno de los destinos prioritarios del grupo a la hora de realizar sus giras y como no, llenando las salas más emblemáticas de la ciudad.

Judit Trota
Judit Trota

Fotógrafa y estudiante de Publicidad y Relaciones Públicas. En el Mad Cool preferí ver a Cage The Elephant que a Green Day.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *