Crónica

Yawners

Teatro Reina Victoria – Madrid Brillante

13/02/2021

Por -

Con el forzoso parón obligado de los conciertos en vivo debido a la pandemia, Yawners volvían a tocar en casa poco más de un año después de su anterior directo, lógicamente en unas circunstancias muy diferentes. Sin el calor del público al pie del escenario, sino diseminado a lo largo de un teatro, Elena, Teresa y Tomás defendieron de la mejor forma posible las canciones que integran su LP debut Just Calm Down, presentándonos un directo sin ningún respiro y así armar un setlist muy completo. El hecho de presentarse en directo en formato trío seguramente también ha propiciado que las canciones de Yawners ahora suenen más contundentes, con más matices y al mismo tiempo no hayan perdido ese punto de brío que también les caracterizaba en formato dúo.

Encarando del directo desde los compases iniciales por la vía de la aceleración y el poder de las melodías impetuosas, nos dimos cuenta sobremanera de lo bien que han calado en el grupo a lo largo de estos años todas las influencias relacionadas con el rock más melódico que no oculta un cierto trasfondo grunge, haciéndose más evidente que nunca en composiciones como ‘Arco Iris’ o una ‘Forgiveness’ que siempre se presenta como un caramelo más popero pero que acaba retorciéndose en la maraña guitarrera de forma irresistible.  Del mismo modo, en la inicial ‘The Friend Song’ nos demostraron como lo suyo siempre serán las revoluciones altas, poniendo en nuestra mente la catarata de bandas noventera que mejor partido sacan o sacaron al ruido liberador.

IMG-20210213-130718

Sin lugar a dudas el concierto estuvo marcado de sorpresas más que agradables, empezando por las nuevas composiciones presentadas y terminando por una cover de esas que no te esperas. Refiriéndonos a lo primero, Elena afirmó que el segundo LP de Yawners estaba casi rematado, mostrándonos dos composiciones en castellano que se acercan hacia una cara totalmente coreable y más relacionada con mostrar incluso una mayor ligereza en sus estrofas. Sobre todo esto ocurrió en la segunda de ellas titulada ‘Suena Mejor’, donde el estribillo sin lugar a dudas resulta totalmente inmediato. Tampoco podemos pasar por alto la otra gran sorpresa de la noche, llegando el turno de versionar el ‘Tenemos que Hablar’ de Bad Bunny a corazón abierto.

Alcanzando prácticamente la hora de duración, resultó indudable el frenesí impreso en todos los tramos del concierto, incluso en aquellos momentos en los que las canciones poseen estructuras que se desarrollan de una forma más progresiva como es el caso de ‘Please, Please, Please’ o una ‘I’m Not Gonna Miss You Anyway’ donde la entrega vocal de Elena y los coros de Teresa y Tomás identificaron a la perfección esa sensación de empezar a salir del bache sentimental. El tramo final, marcado por ‘A Funny Laugh’ también estuvo a la altura, saturando de buena forma el sonido para mostrar ese carácter más oscuro que pueden tener los temas del grupo. Llegando definitivamente la despedida, no faltaron los bises con ‘Seaweed’ y la coreada ‘La Escalera’, cerrando brillantemente una más que ansiada vuelta a los escenarios.

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *