Crónica

Geysir · Yann Tiersen

Auditori

02/10/2019

Por -

El pasado miércoles 2 de octubre pudimos disfrutar del festín de sensaciones del gran Yann Tiersen, presentando, esta vez en la ciudad de Barcelona, su nuevo trabajo All, publicado en febrero de este mismo año.

El concierto tuvo lugar en el Auditori del Fòrum, un lugar ideal para el despliegue del repertorio musical del artista en su máximo exponente. A la hora prevista por la organización, salieron los franceses Geysir abriendo la noche en el escenario del gran auditorio.

Fue un espectáculo de 40 minutos entre luces hipnóticas y música que, sin duda, nos recordaba a los ingleses Joy Division. Una experiencia extrasensorial que se debatía entre un synth, una guitarra y un bajo, de forma intercalada que, sin duda, fue una elección arriesgada para telonear de forma impecable y sin hacer sombra al cabeza de cartel.

Mientras se estaban sentando los asistentes que llegaban a última hora, Yann Tiersen salió al escenario, se sentó en el asiento del piano y se giró tímidamente regalándonos un tímido “hola” creándonos una pequeña sonrisa colectiva. El concierto empezó con un solo de piano que consiguió ponernos la piel de gallina en menos de un minuto.

El compositor se quedó solo tocando temas como ‘Dispute’, quedándose con todo el público hasta qué, en el quinto tema, la banda del artista fue apareciendo de uno en uno, para así interpretar el sexto tema de forma conjunta.

Antes de empezar la séptima canción, Tiersen dio un pequeño speech reflexionando sobre la composición a violín que estaba a punto de interpretar, remarcando que la creó antes de empezar con la aventura de Amélie.

Todo esto ocurría mientras en la parte delantera del escenario había un magnetófono creando un característico sonido y un ambiente que capturaba la esencia del artista.

Entre cantos, bonitos sonidos de acordeón y varios instrumentos más con un sentido bastante individualista, llegó un punto en lo que hubo una inmersión para así convertirse en un solo sonido. Creando, a través de la suma, una silueta con una forma muy definida y contorno remarcable.

Identificamos una gran cantidad de temas, pero entre las más remarcables ‘Comptine d’un Autre Été’, dónde al terminar, apagaron al completo las luces del auditorio y nos dejaron inmersos en un mar de color negro.

Para nuestra sorpresa, prácticamente a la hora en punto y siguiendo completamente a oscuras escuchamos un sonido de un lobo que nos hizo estremecer. Con un ambiente en tensión, Yann se quedó quieto encima del escenario durante unos 3 minutos para escuchar sonidos de pájaros y se naturaleza. Se sumó un leve piano con unos golpes a la percusión que parecían tratarse de un ambiente mantra, mientras los instrumentos fueron rotando entre músicos.

Llegó el momento de una de las más esperadas por parte de la audiencia, ‘Le Valse d’Amélie’, que cautivó a un público entregado. A continuación de este clásico, probablemente para despistar, con un grave estruendo consiguieron asustar a todo el público. Siguiendo con melodías oscuras, Yann se volvió a quedar con un violín, mientras lentamente y de forma sutil alegraba la composición para así sumarse unas vocales que siguieron la misma dinámica. Lentas y oscuras, sonidos cargados de mucha rabia.

A la hora y cuarenta minutos Yann terminó su último tema a piano antes del bis, que nos dejó con una sensación de calma y revolucionó al público al darse cuenta de que se trataba de la última. Por este motivo, la gente se puso en pie mientras aplaudía durante un largo periodo, para que así saliera la banda de nuevo. Fue así como realizaron un bis de tres temas, donde con una pizca de emoción, afirmaron que el tema era nuevo, que se llamaba ‘Closer’ y que era la primera vez que la tocaban.

En conclusión, a pesar de la gran trayectoria que tuvo el compositor, supo elegir los temas adecuados para potenciar al máximo y transportarte en su mundo. Sin duda, una experiencia que todo amante de Yann Tiersen debería experimentar una vez a la vida.

Judit Trota
Judit Trota

Fotógrafa y estudiante de Publicidad y Relaciones Públicas. En el Mad Cool preferí ver a Cage The Elephant que a Green Day.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *