Crónica

Xoel López

Porta Caeli

14/02/2014

Por -

Xoel López ha vivido un largo viaje en estos últimos años. Desde que en 2008 decidiese poner punto y final a su proyecto Deluxe, sus experiencias han sido canalizadas de una forma muy diferente a la hora de componer. Esto es lo que nos demostró el pasado viernes en la concurrida Sala Porta Caeli. Nuevos aires, nuevos ritmos y temáticas diferentes en las que el cruce al otro lado del Atlántico ha tenido mucho que ver.

De este modo, bien acompañado por su banda entre los que figuran Félix Arias o Lola García, el gallego comenzó a transmitirnos todo lo que le ha ocurrido en estos últimos años. Arrancando con ‘Buenos Aires’, pronto sentimos la influencia de un clima más amable, más apacible y caluroso que el que experimentamos a la entrada y salida del concierto. Seguramente Xoel se dio cuenta de eso bromeando acerca de la posibilidad de alterar el clima.

Dejándonos llevar por la sonoridad de temas como ‘La gran Montaña’ nos dimos cuenta de algo que hasta hace poco había pasado desapercibido. La voz de Xoel destaca más que nunca. Nuevos registros y matices adaptados para cada tema. A todo esto tenemos que añadir la magnífica labor de Lola, aportando la energía necesaria para resaltar aún más los temas.

DSC00035

A medida que avanzaba el concierto fuimos descubriendo otras muchas cosas como la compenetración entre el músico y sus temas, algo muy importante y que Xoel nos dio buena muestra de ello. La intimidad de ‘Joven Poeta’ resultó perfecta para tratar de trasmitirnos en primera persona esas sensaciones que vive el músico cuando compone un gran tema.

A pesar de la distancia que ya separa a Xoel con su pasado como Deluxe, hubo tiempo para elevar los decibelios y estremecernos a todos cuando las canciones conectaban con la ciudad de un modo diferente. Así no resultó nada difícil sentir la añoranza por tiempos pasados con ‘Pajaros Negros’ o ‘Amor Valiente’, una de esas canciones que te marca desde la primera vez que las escuchas. Grandes recuerdos que por desgracia parece que cada vez van a ser relegados más y más al pasado.

Dejémonos de ponernos sentimentales y afrontemos lo que nos viene ahora. Bajo esa premisa parece que encaramos el final del concierto. Melodías joviales con un montón de coros de raíz latinoamericana que provocaban al instante los movimientos de cadera de muchos de los asistentes. Esto es lo que ocurrió con ‘Desafinando Amor’ o la versión extendida de ‘El asaltante de Estaciones’, un tema en el que Xoel dio rienda suelta a su guitarra, consiguiendo una perfecta barrera de distorsión en contraposición de las guitarras. Tampoco faltó ‘Parando el Tráfico’, tema original de Lovely Luna, su proyecto con Félix. Eso sí, la versión sonó completamente diferente a la original.

DSC00006

El fin parecía cerca pero aún quedaban los bises en los que Xoel nos terminó de desgranar Atlántico al completo. Nos habló de lo mucho que significa para él ‘Postal de Nueva York’ regalándonos una bonita versión acústica. Del mismo modo tampoco pudo resistirse a recordarnos las estrofas tan buenas que encierra ‘Ver en la Oscuridad’. El final inapelable llegó con ‘De Piedra y Arena Mojada’, un tema ideal para dejarnos bien claro las señas de identidad de esta nueva etapa.

Concierto muy disfrutable en el que dejamos llevarnos hacia otras zonas geográficas muy diferentes a las que muchos estamos acostumbrados. La fusión de sonidos siempre es posible si se afronteadesde lo más personal y de eso Xoel sabe mucho. Por otra parte para unos cuantos de nosotros tomó mucho significado esa frase de Le Punk ‘No se puede vivir del recuerdo ni vivir sin recordar’ que un día popularizó Xoel en su versión de ‘Vivir sin recordar’. Una realidad de esas inapelables y con la que tendremos que saber convivir.


Fotografías: Andrea Lucas Lacal
Crónica: Noé Rodríguez Rivas
Noé R. Rivas

Estudiando teleco y escribiendo sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *