Crónica

Él Mató a un Policía Motorizado

Porta Caeli

23/05/2014

Por -

El pasado viernes vivimos en la Sala Porta Caeli una de esas dobles citas imprescindibles y es que llegaban dos bandas de esas que te garantizan directos enérgicos en las que puedes corear las letras de sus canciones como si no hubiese mañana. Los encargados de abrir la noche fueron los zaragozanos Tachenko, escogiendo muy bien los temas de su setlist para ofrecernos una amplia visión de su ya extensa trayectoria musical. Una noche que a la postre se volvería muy dura, aún más para los zaragonzanos debido a que Genzor ya no cabalgaría más con ellos. De paso aprovechamos para transmitir todos nuestros ánimos a familia y allegados.

Con cambios en su formación, Tachenko sacaron a relucir el vigor de sus temas, guitarras en formato pop puestas al servicio de los temas y que crecen de la mano. Este es el caso de temas como ‘Las Cárceles’. Melodías perfectas que encierran unos estribillos que en ocasiones generan añoranza. Desgranando con potencia los temas de El Amor y las Mayorías, su último LP hasta la fecha, tampoco faltaron las canciones más cargadas de coraje como ‘Levántate’. También hubo hueco para una versión de una versión como fue ‘Vaya Diamante’, casi siempre asociada a los Teenage Fanclub pero que en realidad es original de The Bevis Frond. Sea como sea, pop brillante llegados desde las Islas Británicas. Un concierto en el que el público cada vez se fue entregando más a la causa hasta desembocar en el tema final ‘Rayos y Centellas’. Una explosión de muchas cosas en las que las guitarras de los zaragozanos sonaron inscluso hasta garageras. Esperamos tenerlos otra vez cerca muy pronto.

DSC00827

Depués de Tachenko llegó el turno de Él Mató a un Policía Motorizado. La banda de La Plata volvió a demostrarnos la esencia tan especial de las canciones, esas letras que cada uno hace suyas y las disfruta aún más reviviéndolas en directo. Escogiendo de forma certera los temas del concierto, Santiago Motorizado y compañía hicieron sonar de forma estruendosa sus guitarras, sintiendo el público muy de cerca su propuesta. Arrancaron el concierto con ‘Nuevos Discos’, dejando bien claro que la distorsión más voraz de sus guitarras iba a estar más que presente a lo largo del concierto. Resulta muy fácil dejarse llevar por ese sonido tan denso que encierra melodías destinadas únicamente para cantarlas a pleno pulmón. Una combinación perfecta entre las atmósferas tormentosas que un día crearon Jesus and Mary Chain junto con el componente épico que tan bien sabe obtener la banda argentina.

A lo largo de la noche, recordamos una y otra vez el motivo por el que tanto nos gustan sus temas. La voz de Santiago cada vez serpenteaba de forma más incisiva en temas como ‘Navidad de Reserva’ donde quedaba una vez más patentada la eficacia de los estribillosde sus temas. Riffs aguerridos, de esos que retumban con fuerza en las paredes de la sala gracias a canciones como ‘Diamante’. Incluso temas que en principio parecen de bajo impacto como ‘El Último Sereno’, cobran un especial sentimiento de nostalgia y a la vez sensación de heroicidad en directo. Momentos de esos en los que te sientes realmente capaz de alcanzar grandes cosas. Esta sensación de vigor se acentuó aún más con el poderoso final de concierto que nos ofrecieron. Muy pocos grupos son capaces de dejar sus mayores hits para el final y que lo visto hasta ese momento sea igual de abrumador. Nuestros protagonistas son de esas bandas en las que su discografía no tiene ningún altibajo.

Encarando la cresta más alta de la ola, la banda se aferró cada vez más a las cuerdas de la guitarra en ‘Mujeres bellas y fuertes’. Por entonces el público de la sala ya se había contagiado de todo el magnetismo de sus canciones y el disfrute era ya máximo. Si a todo esto le unes prácticamente la concatenación de ‘Más o menos bien’ con ‘Yoni B’, obtienes uno de esos finales de concierto infalible y memorable. Sin embargo la cosa no quedó ahí ya que los bises vinieron bien cargados de más canciones representativas como ‘El Día de los Muertos’ y la más que celebrada ‘Chica Rutera’. Lo dicho, uno concierto en el que sabíamos a lo que íbamos y que aun así superó nuestras expectativas. Una de esas bandas de temas que siempre te acompañan tanto en los buenos como en los malos momentos.

DSC00853

Noé R. Rivas

Estudiando teleco y escribiendo sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *