Crónica

Shout Out Louds

Apolo

10/10/2013

Por -

Los de Estocolmo se volvieron a pasar pos la Sala Apolo tres años después de su última visita a nuestro país traídos por Houston Party de nuevo. Shout Out Louds esta vez venían a presentarnos su cuarto álbum Optica, del que ya os hablamos en su día.

Aunque la sala no estaba llena del todo, sí que podíamos ver que había muchos fans en primera fila, y muchos otros asistentes deseosos de escuchar sobre todo temas de sus dos primeros discos. Un público que se sabía muchas de sus canciones y algunos que incluso enloquecían cuando escuchaban cantar a Olenius. A mi lado por ejemplo tenía a una chica que no dejó de bailar a lo Tina Turner en todo el concierto, además tenía también una larga y rizada melena, en cierto modo era algo que se contagiaba.

Sin demasiada ornamentación encima del escenario, la banda sueca salió encima con mucho entusiasmo, y muy ilusionados por tocar otra vez en Barcelona. De las primeras cosas que Adam Olenius nos dijo fue que ya habían pasado tres años desde la última vez que tocaron aquí y que nos habían echado de menos. Se notó que tenían un especial cariño a la capital catalana, pues la mencionó en varias ocasiones; recordó su paso por Razzmatazz hacia ocho años y nos confesó que escribió el tema ‘Impossible’ después de su paso por el Summercase.

Siguiendo su clásico estilo llenaron la sala con sus melodías pop, dejando en el público una sensación veraniega y juvenil que te invitaba a bailar con ellos. Fue una pequeña fiesta que reflejaba en sus temas cierta inocencia y sencillez que hizo que el ritmo del concierto en algunos momentos se volviera algo monótono, sin embargo, la aparición de algunos de sus hits alimentaba la energía de los que allí nos encontrábamos y volvíamos a engancharnos a sus guitarras y coros. En algunas ocasiones era irremediable ver cierto parecido de la banda con la época menos oscura de The Cure, la voz del cantante me recuerda mucho a la de Robert Smith, y algunos de sus temas de pop alegre recuerda a los míticos muchachos británicos.

Adam Oliane fue el líder que toda banda debe tener; tocó la guitarra, las castañuelas, e incluso la batería, ofreció el micro al público, nos habló de sus anécdotas e incluso se atrevió a bajar y pasearse entre el público. Con ‘Tonight I have to Leave It’ – juraría que fue con este tema- las luces se apagaron y cogió un foco, bajó del escenario y lo llevó hasta el centro del público donde iluminó una bola disco colocada en el techo haciéndola brillar por toda la sala, son pequeños detalles que no cuestan nada y hacen que recuerdes con más ilusión un concierto. Aunque debo decir que toda la banda estuvo participativa y el batería parecía también muy entusiasmado tocando incluso de pie.

Hubo tiempo para escuchar temas de su último disco como ’14th of July’ o ‘Sugar’, normal venían a presentarlo, pero también para disfrutar de algunas de sus pequeñas joyas como; ‘The Comeback’, ‘Very Loud’ o ‘Impossible’. Pero tras una hora de canciones coloridas y vitalistas era hora de que la banda se fuera para ofrecernos luego un bis con dos temas ‘Walls’ y ‘Please, Please, Please’. Pensábamos que el concierto había acabado, y que había terminado de una muy buena manera, con una genial energía, y cuando ya nos encontrábamos bajando las escaleras, al igual que la mitad de la sala, empezamos a oír aplausos y gritos y volvimos a la sala corriendo. Los suecos habían salido por tercera vez para ofrecernos un tema casi en acústico ‘Go Sadness’ tocado casi a oscuras. Bebban Stenborg y Adam Olenius nos preguntaron si teníamos mechero para dar más intimidad a la canción.

En definitiva podemos decir que Shout Out Louds ofreció un concierto más que correcto, donde lo pasamos muy bien, disfrutamos y además creo que ellos mismos también se lo pasaron genial.

Elisabeth
Elisabeth

Licenciada en Humanidades y amante de todo lo que rodee el mundo audiovisual, en mi mochila siempre encontrarás una cámara, mi móvil, unos auriculares, una agenda y un boli. Lo que más me gusta es disfrutar de la música en directo y guardar las entradas de recuerdo. ¡Ah! Y los velociraptores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *