Crónica

Owen Pallett

Apolo

13/12/2014

Por -

Desde hace mucho tiempo me considero una fiel seguidora de todo lo que hace Owen Pallett, desde sus primeros trabajos como Final Fantasy hasta su último disco In Conflict. Os podéis imaginar mi alegría cuando se anunció que el canadiense volvía a Barcelona para presentar su nuevo álbum. La última vez que le pudimos ver por estas tierras fue en 2011, donde ya demostró el talento que desprende encima del escenario.

En esta ocasión actuaba el 13 de diciembre en la Sala Apolo, y su telonero fue (como en toda su gira) el también canadiense Warren Hildrebrand, líder de Foxes In Fiction. Con la sala aún vacía, salió acompañado por una teclista y por el mismo Owen Pallett, que hacía los acompañamientos con su violín. A pesar de que empezaron algo flojos, poco a poco su cantante fue cogiendo confianza en sí mismo y nos mostró la calidez de las atmósferas de sus canciones e hizo gala de un buen dream-pop, a veces shoegaze que con el tiempo seguro que llega a muy buen puerto.

Con 20 minutos de retraso y los nervios a flor de piel apareció el gran protagonista de la noche encima del escenario. Owen Pallett empezó fuerte apostando por un tema de Has a Good Home ‘That’s When the Audience Died’. Las tres primeras canciones las interpretó totalmente solo y prefirió tirar de temas antiguos para comenzar a calentar motores. Uno de ellos fue ‘The Butcher’ del cual comentó que hacía mucho que no interpretaba en directo, y por eso nos alegró mucho saber que Pallett recuperaba este gran tema de su EP Spectrum, 14th Century. A partir del cuarto tema aplaudimos la llegada de Rob Gordon y Matt Smith que acompañarían al canadiense con una batería y un bajo. Pallett, que se mostró como siempre hablador y simpático, nos explicó que lleva ya 15 años junto a Gordon y Smith, quienes son grandes amigos del joven compositor. Owen bromeó diciendo que es bueno tener amigos, pero que es mejor asegurarse de que uno de ellos sea también buen músico.

Así pues, con la llegada de sus amigos comenzó la avalancha de temas de su nuevo trabajo In Conflict. Un disco redondo donde Pallett ha querido experimentar con nuevos sonidos y que en directo suena de maravilla. Algunos de los que pudimos saborear fueron ‘I’m Not Affraid’, ‘The Secret Seven’, ‘Infernal Fantasy’ o ‘In Conflict’. El virtuosismo del de Toronto quedó demostrado con su manera de trabajar la música. Con tan solo un violín, un teclado y su loop station, Pallett es capaz de crear inmensas y complejas melodías que hacen que su música vaya mucho más allá, consigue hipnotizarte mientras él, a su manera, hace magia. Usando el violín a su antojo, con arco, sin arco, como instrumento de percusión, es realmente un espectáculo verle crear sonidos de la nada. Cabe señalar que Pallett acierta también al incorporar batería y bajo en muchas de sus canciones, que obviamente ayudan a hacerlas más épicas, pero también conoce muy bien qué temas deben ser interpretados únicamente por él para transmitirnos mejor la sensibilidad que éstos emanan.

Owen continuó su concierto ofreciendo un setlist variado que contentó a todo su público, interpretando temas tanto de su faceta como Final Fantasy como de la de Owen Pallett. A pesar de mi debilidad por su EP A Swedish Love Story, solo pude disfrutar de la gratificante ‘Scandal at the Parkade’, donde el artista frenó de golpe la actuación para tragar saliva y bromear: “esta es la parte que más me gusta del concierto” y prosiguió con un “bien, ¿por dónde iba? Ah sí…” y continuó cantando la canción como si nada. Desde luego el de Toronto sabe como sacar una sonrisa al público. Bromeó en muchas otras ocasiones, y se mostró muy cercano. Nos preguntó qué tres temas queríamos que tocara, y evidentemente, cada uno gritó la que más le apetecía oír. Yo intenté con todas mis fuerzas que escuchara mi vocecita gritar ‘E Is for Stranged’, sin embargo él respondió a todo el mundo diciendo “Uf, menos mal que habéis dicho las tres que tenía pensado tocar”, lógicamente mi petición no se encontraba entre las elegidas. En otra ocasión nos comentó: “ahora seguiré tocando un par de canciones más y después nos desnudamos todos” .

De su anterior disco Heartland interpretó de forma magistral ‘The Great Elsewhere’ y ‘Tryst with Mephistoteles’ que alcanzaron una épica inimaginable y que invitó a que todos cantáramos, eso sí en voz baja, con Pallett.

Aunque de su trabajo He Poos Clouds tan sólo pudimos escuchar ‘This Lamb Sells Condos’, de Has a Good Home sin embargo pudimos disfrutar de algunas más, desde la primera ‘That’s When the Audience Died’ ya comentada hasta la magnífica ‘This is the Dream of Win And Regine’ con la que se despidió brevemente para dar paso a un maravilloso bis.

Volvió solo de nuevo encima del escenario y nos preguntó si queríamos viejos o nuevos temas. Como no nos pusimos de acuerdo decidió ofrecernos un poco de cada. ‘Song for Five and Six’ y la tierna ‘The Passions’ de In Conflict fueron las encargadas de abrir este bis, mientras que ‘The CN Tower Belongs to the Dead’ fue celebrada como nunca ya que parecía ser la última de su setlist. Nos alegró ver a sus músicos salir de nuevo para ofrecernos un magnífico final. ‘Lewis Take Off His Shirt’ sonó espectacular, y todo el público se contagió de la energía de Pallett, y se volvió loco de felicidad al confirmar que había asistido a uno de los mejores conciertos del año. No quedó duda alguna de que Owen Pallett no es de este planeta.

Elisabeth
Elisabeth

Licenciada en Humanidades y amante de todo lo que rodee el mundo audiovisual, en mi mochila siempre encontrarás una cámara, mi móvil, unos auriculares, una agenda y un boli. Lo que más me gusta es disfrutar de la música en directo y guardar las entradas de recuerdo. ¡Ah! Y los velociraptores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *