Crónica

Mujeres

Porta Caeli

01/11/2013

Por -

 Llegábamos muy motivados a la Sala Porta Caeli dispuestos a disfrutar una noche de esas de rock exclusivamente guitarrero y gamberro. La velada prometía altas dosis de movimientos desenfrenados y estuvimos en lo cierto. Nadie podía permanecer inmóvil ante los trallazos que nos soltaron primero Biznaga y posteriormente Mujeres. Dos bandas que no se cortan ni un pelo en elevar el sonido de sus amplis todo que lo crean preciso y más. Las altas expectativas que teníamos puestas en el concierto se superaron con creces y nos demostraron que lo más importante en el mundo musical es la frescura y entrega del directo.

1 (1)

Biznaga fueron los primeros en subirse al escenario. Tras lo mucho que nos gustó su actuación en el Véral el pasado mes de abril, los madrileños ofrecían su directo en un lugar mucho más apto para su propuesta. Dejándose las cuerdas vocales y sus dedos en cada rasgueo frenético de guitarra, Biznaga mostraron el espíritu mayoritariamente punk de su música. Ritmos incesantes que penetran por dentro y te hacen sentir como si tuvieses un marcapasos acelerado en tu interior. Si a todo esto le unimos letras atrevidas como es el caso de ‘Adalidades de la nada’, obtenemos temas realmente adictivos. Ni el maltrecho pie de Álvaro, el vocalista, jugó en su contra, ya que superó el inconveniente a base de la rabia contenida en cada uno de sus temas. Un claro ejemplo de ello fue el tema ‘Depredador’ al que los chicos de Biznaga recientemente le han puesto vídeo. Con ese inicio de guitarras exasperadas y voz desgarradora toda la ira que contiene el tema rápidamente se proyecta al público en forma de desenfreno.

Con un set breve pero directo, de esos que no te dejan respirar, Biznaga supieron mostrar también su otro lado más power pop con canciones tan buenas como ‘Los 7 males’ donde exhiben el gore y coreable estribillo del tema. El público, ante el derroche de energía de los músicos, no dudó en dar rienda suelta a sus rodillas, calentándolas para lo que vendría después. Llegando al final del concierto, con la banda totalmente entregada y metida en faena, se despidieron con esa pequeña joya como es la personal adaptación del ‘Part Time Punks’ de Television Personalities, reconvertida para la ocasión en ‘Hipsters a tiempo parcial’. Un tema que recoge aún más energía y sátira que el original. Tomar un tema ajeno y convertirlo en propio solo está al alcance de muy pocos. Biznaga están por encima de ello y muchas más cosas.

1 (12)

Tras el subidón que nos habían proporcionado Biznaga, quedaba el plato fuerte de la noche. Muchos nos frotábamos las manos ansiosos de comprobar por fin en primera persona como era el directo de Mujeres. Los barceloneses lo dieron todo al igual que el público. Un directo absorbente, de esos que no te dejan pensar en tus preocupaciones y que lo disfrutas de principio a fin, sin ser muy consciente el tiempo que los músicos llevan sobre el escenario soltando enérgicas melodías. Y es que nunca podrás distinguir los hits de Mujeres entre sus temas, ya que todos son hits. Entrando rápidamente al trapo con ‘Blood Meridian’ dio inicio la velada más salvaje que había visto en mucho tiempo. Ni músicos ni público eran capaces de guardarse sus fuerzas para un momento mejor. La voz desgarradora de Yago en cada tema, nos transmitió enseguida la importancia de disfrutar del concierto como si no hubiera mañana. La sucesión inapelable de canciones garageras como ‘Salvaje’, ‘Far Away’ o ‘Calabrese Fingers’ ponía de manifiesto que la capacidad de generar estrofas épicas iba a permanecer inalterable durante toda la noche.

Aunque el concierto fue un no parar, adquirió matices aún más desenfrenados con temas como ‘Yella’, una canción de perfecto e incesante riff que cuando descansa lo sustituye un estribillo donde las voces de Mujeres se transforman en ladridos perfectamente ejecutados. Matices como estos podríamos sacar de todas las canciones que fueron cayendo a lo largo de la noche. Desde el ambiente surfero y despreocupado de ‘Seattle Waves’ hasta los contagiosos y luminosos coros de ‘Amusement’ o esa explosión de júbilo que produce ‘I’m over with you’ cuando arranca la parte vocal. Tampoco podían faltar nuevos temas, pertenecientes a un próximo EP que verá la luz bajo la discográfica de Canada. En ellos se atreven más de cerca con el castellano, guardando toda esa esencia salvaje que los caracteriza. A todo esto, también tenemos que destacar la presencia de las anécdotas del bueno de Pol para animar la velada. Dejando su lugar privilegiado a Álvaro de Biznaga, enganchó el micrófono y no dudo en mostrar todo lo que da de sí su voz. Unos cuantos minutos y quién sabe si se hubiese atrevido a versionar a Juaneco y su combo (grupo perfecto para escuchar antes de salir de fiesta por Barcelona).

1 (37)

Ya hacia el final llegó un tema muy esperado por una de las féminas presentes de la sala como fue ‘Aquellos Ojos’, donde Yago, Martí y Pol se dejan al mismo tiempo los pulmones para gritar eso de ‘Morena no más’. Todo ello acompañado de unas guitarras desbocadas y rutilantes. Tema y escena impagable. De este modo, la sala Porta Caeli se transformó en uno de esos garitos sombríos que bien podría estar situado en un sótano neoyorquino, lugar al que muchos nos gustaría acudir al menos una vez en nuestras vidas para sentir de cerca ese espíritu de libertad que se vive en una gran ciudad americana. Sin embargo, Mujeres nos hicieron ver que no tenemos que irnos tan lejos ni tampoco sufrir por no poder viajar al Primavera y disfrutar de los conciertos de Woods, The Babies, Black Lips o King Tuff. Todo ese elenco de sonidos los podemos encontrar en Mujeres, una banda con una identidad propia muy marcada que todo lo que hace está impregnado por un espíritu insultantemente juvenil y aventurero.

La sorpresa final llegaría en forma de versión. El tema escogido fue el reciente ‘No Volveré’ de los pamplonicas Kokoshca, un tema que Mujeres llevaron perfectamente al lado garagero haciéndonos olvidar por completo que la voz original del tema la pone Amaia. Así terminó una velada inolvidable, que llevábamos mucho tiempo buscando entre músicos que se sirven de virtuosismo para maquillar la poca originalidad de los temas. Lo de Mujeres es real: tal cual como surgen las canciones ellos nos lo muestran sin ningún tipo de artificio. El concierto nos sirvió para recargar las pilas para una larga temporada y poder contar de la mejor forma posible lo que es vivir un directo de la banda barcelonesa. Eso sí, esa sensación de energía y felicidad desbordante que se vive en sus directos, sola la podrás experimentar acudiendo a uno de ellos.

Noé R. Rivas

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *