Crónica

Metronomy

UC Theater Berkeley

21/02/2020

Por -

Una de las cosas que cualquier persona que haya visitado San Francisco habrá experimentado es la incertidumbre del tiempo que hará. La noche del 21 de febrero nos dirigimos hacia Berkeley en manga corta pero vistiendo 3 capas de más por si acaso, porque bueno, nunca se sabe. Estábamos preparados para bailar, pero nadie nos indicó que incluso aquella camiseta de manga corta nos sobraría al finalizar la noche. Metronomy, vestidos de blanco impecable se colocaron en el escenario del mítico UC Theatre y nos contagió a todos con su escapismo enérgico, calentando a la multitud con una fiesta imparable. Joseph Mount nos advirtió, pero, desde el principio, que su voz estaba destrozada, y sí, su afonía me dolía hasta a mi, pero eso no hizo que el concierto fuera a menos, al contrario, el resto de la banda y el público ayudó a que su falta de voz no se notara para nada. Los cinco miembros del grupo dieron todo de sí, pero cabe destacar la impecable actuación y animación del bajista Olugbenga Adelekan, que contagia e invita a que te lo pases bien pase lo que pase.  

Iniciaron el espectáculo con la triste ‘Lately’, extraída de su sexto álbum de estudio Metronomy Forever, que se lanzó en septiembre de 2019 y que parecía ya había sido impregnada en las multitudes de las primeras filas, que a veces se alegraban más de escuchar nuevos temas que los anteriores. Quizás será cosa de edad ya que para muchos de nosotros aquellos temazos de Nights Out (2008) o The English Riviera (2011) son ya himnos de nuestra juventud. Un setlist de lo más bien definido y organizado hizo que tanto nuevos fans como los más antiguos estuviéramos atentos y contentos la mayoría del tiempo.

El segundo tema que sonó fue ‘The Bay’, de su aclamado The English Riviera, y seguido por ‘Wedding Bells’. De repente empiezan a sonar las primeras notas de ’Corinne’, donde Oscar Cash nos premió como siempre con sus magníficos bailoteos y Olugbenga Adelekan clavó el coro final ya que posiblemente sería demasiado agudo para la dolorida voz de Mount.  

Si hay algo que me alegró aún más es que dejaran espacio para algunos de sus temas instrumentales, aquellos que en algunas ocasiones hacen que el público se relaje pero que en esta ocasión nos dieron opción a bailar sin descaro como si en trance estuviéramos. Este fue el caso de ‘Lying Low’, donde Michael Lovett y Oscar Cash se encararon en un duelo de teclados y sintetizadores, convirtiéndose en los protagonistas del momento. ‘Boy Racers’ o ‘The End of You Too’ fueron las otras dos elegidas, demostrando la facilidad con la que los ingleses dominan la electrónica. 

No hubo grandes variaciones en sus temas, que sonaron en su mayoría igual que en sus álbumes, sin embargo se atrevieron a ralentizar un poco ‘Everything Goes My Way’, que sonó todavía más suave, y ‘Love Letters’ la cual transformaron haciéndola sonar más grave, supongo que para que fuera más fácil de cantar. Tras un breve parón donde Mount nos dijo que tenía que hacer unos ejercicios vocales que normalmente le llevaban horas, “estáis de suerte, ha sido rápido esta vez” bromeó, una versión despojada de ‘I’m Aquarius’ con solo un bloque de madera y platillos cautivó a la multitud.

 Del nuevo disco siguieron sonando muchas canciones, entre ellas ‘Walking in the Dark’, ‘Insecurity’ y ‘Upset My Girlfriend’, donde Mount tuvo que volver a empezar ya que se había equivocado. Sin embargo se agradeció mucho escuchar en directo temas como ‘Reservoir’ o ‘The Look’, y sorprendió un poco que de Summer 08 sólo tocaran ‘Old Skool’, en la que nos pidieron ayuda para cantar la última parte a grito de ‘yeah, yeah, yeah, yeah’. Nos desconcertó un poco el momento en que todos los miembros de Metronomy levantaron sus manos y cabezas hacia el cielo; todos dirigimos nuestras inquietas miradas hacia el techo, ya que con sus atuendos completamente blancos parecían astronautas, lentamente una música ambiental nos dejó ver que nos estaban llevando hacia el terreno de uno de sus últimos éxitos, ‘Salted Caramel Ice Cream’. 

Para finalizar la jornada los que ya habíamos visto el setlist esperábamos, sin demasiada ilusión para ser sinceros, la nueva ‘Sex, Emoji’, pero menuda sorpresa nos llevamos al escuchar en su lugar ‘Back on the Motorway’ de Nights Out, que el año pasado celebró su décimo aniversario. Como no podía ser de otra manera cerraron una magnífica noche con la siempre celebrada ‘Radio Ladio’, «Metronomy, you’ve taken my breath away”. 

Elisabeth
Elisabeth

Licenciada en Humanidades y amante de todo lo que rodee el mundo audiovisual, en mi mochila siempre encontrarás una cámara, mi móvil, unos auriculares, una agenda y un boli. Lo que más me gusta es disfrutar de la música en directo y guardar las entradas de recuerdo. ¡Ah! Y los velociraptores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *