Crónica

Los Planetas

Apolo

24/10/2018

Por -

75 años cumple la Sala Apolo de Barcelona y ahí están Los Planetas para celebrarlo como se merece. Con las entradas agotadas a los pocos días de salir a la venta, se notaban las ganas de ver a los granadinos en formato cerrado y más celebrando un aniversario, que prometía ser un evento especial. Pero más allá de incluir un CD+DVD con la entrada, el evento no tuvo más sorpresas.

A los que aprovechamos cualquier ocasión para verlos, el setlist que propusieron no nos sorprendió demasiado. Pero lo que sí sorprendió es que no coincidiera con lo que tenían previsto (o al menos con la lista de canciones que estaba pegada en el suelo).

Tras la actuación de sus paisanos, Unidad y Armonía, salieron puntuales al escenario al ritmo de Islamabad, ya casi convertida en un himno, esta vez sin Yung Beef acompañándolos.

 

Sin prácticamente interactuar con el público, despacharon grandes temas como Señora de las Alturas, Si estaba loco por ti o Seguiriya de los 107 faunos. Pero cuando el público realmente empezó a desgañitarse fue con Santos que yo te pinté, donde Jota, como ya es costumbre, aprovechó para fumarse un cigarro sobre el escenario.

De su último disco sonaron varios temas como Hierro y Níquel, Amanecer, Ijtihad o Espíritu olímpico, pero no por ello dejaron de sonar temas tan míticos como Nuevas Sensaciones, Un buen día, Segundo Premio, Pesadilla en el Parque de atracciones o Alegrías del Incendio. Aunque echamos en falta Reunión en la cumbre o Canción del fin del mundo para completar la lista de grandes éxitos.

A la hora y media cerraron el show con De viaje (ya un clásico de las despedidas), dejando al público esperando un bis que nunca llegó y que la ocasión merecía (qué mejor que un Cumpleaños Total para cerrar un aniversario?). Pero con Los Planetas nunca se sabe, porque siempre hacen lo les da la gana.

Para los que se hayan quedado con ganas de más, que no se preocupen. El 10 de noviembre los volvemos a tener por la ciudad condal, esta vez en L’Auditori y celebrando su propio aniversario, los 20 años de Una semana en el motor de un autobús.

Anna Poyatos
Anna Poyatos

Nacida y crecida en Barcelona. Más de ciudad que Manhattan. Su amor por su ciudad es tan grande como sus ansias de viajar. No podría elegir entre un plato de callos y unas entradas para Eels. Amante del vino, la música y la fotografía. Tiene todos los libros de Tintín, pero dice que no es una friki. Si no está de viaje, la encontrarás en cualquier evento con música y comida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *