Crónica

Lurrazpiko Festa 2014

Sábado

08/02/2014

Por -

Seguimos repasando todo lo que dio de sí la Lurrazpiko Festa. El sábado se nos echó el tiempo encima y nos perdimos a Las Colombina’s y Banda Crucero. No nos vamos a inventar la crónica porque nosotros no somos de esos. Los que sí que estuvieron presentes nos dijeron que bastante bien las bandas y que Le Bukowski mola mucho. Nos queda una cuenta pendiente.

El grueso de los conciertos llegó el sábado por la tarde en el Gazteszena. Para meternos en situación de forma directa, se presentaron los hermanos Shears más conocidos como The Garden. La pareja de moda de Yves Saint Laurent demostraron que suenan aún más abruptos y oscuros en directo. Lo suyo no es ceñirse al guion y ofrecer noche tras noche el mismo concierto. Con dos facetas claramente diferentes, primero nos enseñaron que esto del neo-punk no es solo aporrear el bajo y la guitarra. Su otra cara estuvo marcada por las bases pregrabadas y el micrófono en mano ofreciéndonos su lado más escénico. Quizás una hora más tardía hubiese acompañado mejor su propuesta.

A continuación llegó el turno de Bananas. La banda se despedía de los escenarios y supo dejarnos con ganas de más. Sus temas son pequeñas joyas escondidas que de haber obtenido mayor repercusión se habrían convertido en himnos de un colectivo mayor. Tienen temas contagiosos para dar y tomar, enlazados a la perfección por el sonido destartalado y animoso de la guitarra de Germán. Metafóricamente su micro no paró de girar y nosotros gozamos cada uno de sus temas.

IMG_20140208_214159

Algo muy diferente es lo que nos ofreció Mark Sultan. Transformado en auténtico hombre orquesta, buceó por los sonidos del garage más cercano al rockabilly que a otra cosa. Se dejó los dedos al frente de su guitarra y nos contagió a todos ese implacable ritmo de club clandestino sesentero. Si te vales tu solo encima del escenario, ¿para qué contar con más músicos?

Pasadas las once y media de la noche llegó el momento del karaoke colectivo de Los Punsetes, el grupo que seguramente ha sabido plasmar mejor la reivindicación urbana del siglo 21 (frase original de una de las asistentes a su concierto). Nos presentaron nuevos temas como ‘Bonzo’ o ‘Me gusta que me pegues’ que tienen toda la pinta de convertirse en nuevos clásicos de los madrileños. Ariadna inmóvil como siempre, aportó ese punto de magnetismo a la propuesta de la banda, mientras que Antonna y compañía se encargaron de derrochar energía a través de las cuerdas de su guitarra. También hubo tiempo para rescatar ‘Viaje a Egipto’, una versión de Ataque de Caspa que grabaron en sus primeras maquetas. Un concierto muy completo que nos volvieron a descubrir el motivo por el que tanto nos gustan.

IMG_20140208_231510

El panorama cambió de forma radical cuando llegaron The Limiñanas. Una propuesta que en principio parecía sobria pero que luego se fue desmelenando ofreciéndonos un directo de calidad e imprescindible dentro del festival. Su música tiene un toque de psicodelia pasado por un filtro yé-yé que convierte aún más en sutileza su propuesta. Las hermanas Lio y Marie, una a la batería y otra a la guitarra y pandereta respectivamente, saben llevar moverse a la perfección entre el misticismo y la seducción de las fotografías de las cámaras polaroid. Nos brindaron momentos de real hipnotismo con temas como ‘AF3458’ o el espectacular cierre con ‘Betty and Johnny’. Descubrimos a un grupo de culto de esos que parecen salidos de otra época y que el paso de los años les sienta muy bien. Seguramente gran parte de los asistentes valore con el paso del tiempo el directo ofrecido por los franceses.

La Lurrazpiko Festa se iba terminando pero quedaba uno de los directos más esperados (al menos para el que aquí escribe). Y es que volvíamos a ver a Mujeres unos meses después de pasar como un ciclón por la Porta Caeli de Valladolid. Yago, Pol, Martí y Arnau ofrecieron uno de esos conciertos donde el descontrol no resta puntos a la calidad, dejando como único protagonista a los magníficos riffs de la banda catalana. Prácticamente nos da lo mismo que temas escojan de su repertorio, siempre van a interpretarlos como si fuese el último concierto. Otro hecho significativo que nos ayudará mejor a expresaros lo que es vivir un concierto de Mujeres, fue la presencia de las afamadas groupies. Solo en este concierto hicieron acto de presencia para caldear un ambiente que alcanzó sus momentos más álgidos con ‘Aquellos Ojos’ y la versión ‘No Volveré’ de Kokoshca, donde aseguramos ver a el propio Iñaki de Kokoshca alcanzar el siguiente nivel. Impagable concierto.

IMG_20140209_022852

Un poco justos de fuerzas nos decidimos por dar lo que nos quedaba el concierto de Fasenuova. El dúo asturiano generó el ambiente ideal con ritmos acelerados y ese gran juego vocal que los caracteriza. Como auténticos camaleones se movieron a la perfección entre terrenos musicales muy diversos, cosas que solo alcanzan muy pocos como puede ser Joe Crepúsculo a su manera. Un concierto repleto de grandes hits con protagonismo a su último trabajo Salsa de Cuervo. La forma más ácida y divertida de poner el punto y final a un fin de semana difícil de olvidar.

Crónica: Noé Rodríguez Rivas
Fotografías: Miguel Las Heras Hernández

Crónica del viernes en el enlace

Noé R. Rivas

Estudiando teleco y escribiendo sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *