Crónica

La Habitación Roja

LAVA

17/10/2015

Por -

20 años dan para muchas cosas y La Habitación Roja han sabido aprovecharlos para construir un valioso inventario de canciones pop, siempre marcadas por historias agridulces y un fiel reflejo de lo que supone el amor. A lo largo de todo este tiempo han acumulado un gran número de seguidores que se hicieron notar en el concierto de la capital vallisoletana, presentando el LAVA una muy buena entrada para lo que estamos acostumbrados. Primeras filas repletas de post-adolescentes junto con una gran masa de público fiel desde los inicios de la carrera de los valencianos. De este modo, la noche resultó un gran cúmulo de recuerdos y emociones a flor de piel, guiada por una banda muy enérgica, consciente de la importancia de esta gira tan especial.

El directo estuvo planteado básicamente en orden cronológico, abarcando todas las etapas del grupo y muy bien conducido a través de los comentarios de Jorge Martí. Una alegría desbordada que los miembros del grupo supieron transmitir a la perfección al público. Desde los inicios de ‘Mi Habitación’, la mayor parte del público se sumergió en una memoria colectiva de todo lo que suscitan las canciones de La Habitación Roja. Sonido perfecto y un formato en el que las guitarras primaron más que nunca. Así fuimos avanzando poco a poco en el tiempo, llegando canciones tan rotundas como ‘Un Día Perfecto’ o ‘La Edad de Oro’, el gran hit del grupo por aquellos años, según palabras del propio Jorge.

_DSC0102a

En medio de todo este ascenso hasta nuestros días, también hubo tiempo para que se colase la celebrada ‘Taxi a Venus’, nuevo tema recogido en el recopilatorio 20 años de canciones 1995/2015. Un momento en el que nos dimos cuenta como su capacidad para seguir destilando canciones pop permanece intacta. Por el camino, también nos comentaron que el nuevo trabajo ya está totalmente grabado y que en los próximos meses tendremos noticias sobre él. Algo ilusionante que demuestra que el grupo no baja el pie del acelerador.

Poco a poco nos fuimos acercando a los momentos más celebrados del concierto, aquellos en los que tanto el público más joven como el más veterano, coreaban las canciones al unísono. Mientras tanto, llegó una de las fases más bonitas de la mano de ‘Posidonia’ y ‘Cajas Tristes’, dos canciones de tonalidades más acústicas que recogen muy bien la esencia melancólica de su discografía. Levantando el ánimo y mostrando mayor potencia, ‘Voy a Hacerte Recordar’ empujó de nuevo al público hacia lo corajinoso. A partir de aquí, el directo siguió subiendo como la espuma gracias a temas como ‘De Cine’, ‘Indestructibles’ o un ‘Ayer’ con Jorge Martí cediendo el micrófono entre el público.

Afrontando la etapa bises, todavía quedaba alguna de las canciones más identificativas para nosotros de su carrera, como fue el caso de ‘Febrero’ o la reciente y positiva ‘La Moneda en el Aire’. Sin embargo, el auténtico final llegaría con una versión del ‘There’s a Light That Never Goes Out’ de los Smiths, grupo por el que toda la banda comparte afición y que junto a The Cure nos aventuraríamos a citar como grandes referencias extranjeras en el sonido del grupo. 20 años, no solo de canciones, concentrados en una noche marcada por el recuerdo a todas aquellas personas queridas.

_DSC0146

Noé R. Rivas

Estudiando teleco y escribiendo sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *