Crónica

Jose Gonzalez

Auditori

04/10/2018

Por -

Mucho ha llovido desde que una estampida de bolas de colores bajaran en tropel por una cuesta de San Francisco mientras unos sencillos acordes nos recordaban las bondades de un nuevo televisor. Quizás su mayor éxito, la versión de ‘Heartbeats’ de sus compatriotas suecos The Knife, haya terminado por convertirse a la postre en su particular china en el zapato; una versión que a punto estuvo de resumir su carrera. 

Tras trece años, quince para el mercado escandinavo, Veneer ya decoraba las estanterías de Gotemburgo en 2003, el sueco de padres argentinos ha labrado una carrera sin prisas (¡tres largos en quince años!) y sin sobresaltos, despachando tres plásticos consistentes pero sin galones ni gloria, lo cual en estos tiempos de ciento cuarenta caracteres y de pavorosa inmediatez, no es necesariamente malo. 

Tras su más reciente trabajo Vestiges and claws (Imperial recordings, 2014), publicado  tras su aventura en el grupo Junip, le rondaba la idea de expandir y enriquecer su sonido, afianzando su colaboración con la banda The String Theory, presente ya desde hace varios años. A priori, el solista le había seducido siempre el hacer suyos otros repertorios –desde el electro pop de los mencionados The Knife al trip-hop de Massive Attack- por lo que el adentrase en parajes neoclásicos encajaba perfectamente en su  discurso exploratorio. 

Nada más comenzar el concierto, los veinte músicos –sin uniformes o elementos que los colectivicen- permanecieron unos segundos en silencio, en un intencionado -o no- homenaje a John Cage para a continuación estrujar bolsas de plástico creando una original cortinilla sónica antes de hacer acto de presencia González. 

‘Far away’ empezó abrazando su ortodoxia folk para ir avanzando en busca de cierta posmodernidad, con TST embelleciendo el baile de falanges del sueco a las cuerdas, hasta eclosionar en una clímax de chelos y  violines; toda una suerte de epifanía, de eyaculación sonora que marcó la hoja de ruta de todo lo que vendría después. 

Este guante de seda a la desnudez formal del repertorio del cantautor no siempre termina de cuadrar, a veces sacrifica la sencillez y la inmediatez de las canciones en pos de cierta subyugación, de cierto sinfonismo que puede llegar a empachar y a desdibujar la caligrafía del sueco, como en el caso de ‘Crosses’ o la maravillosa ‘Cycling trivialities’, donde su tramo final fue secuestrado por la ampulosidad de los berlineses. En otras ocasiones, la cálida voz del cantante impuso su ley ante los arrebatos del grupo de músicos, como en las bonitas interpretaciones de ‘Abram’ y ‘The forest’, con predominio de flauta y conduciéndonos a una suerte de Arcadia que ya nos presentó en In our nature (2007). 

A medida que el show avanzaba se iba subrayando el carácter heterodoxo y vanguardista de TST, usando en ocasiones su propio cuerpo para crear música, extrayendo sonidos de un taladro o convidando al público a ser parte de la orquesta, como en las acertadas representaciones de ‘What will’ o la mayestática ‘Stories we build, stories we tell’, con gran parte del público de pie y participando en una celebración musical. 

Antes de llegar a los consabidos bises, recuerdo para las aplaudidas ‘Hearbeats’, lacónica y apresurada y ‘Teardrops’, con su trasmutación arabesca, dos versiones bien entendidas y mejor explicadas que fueron celebradas con simpatía por parte del público. 

Como colofón a esta jornada inaugural del 20º Festival del Mil·lenni, ‘Down the line’ y ‘Leaf off/ the cave’ rubricaron un bonito cierre con la platea y las gradas de pie  participando –con palmas y voces- en su particular ceremonia aupada por la excepcional acústica del Auditori.

 

Ruben
Ruben

Oriundo de La Línea pero barcelonés de adopción, melómano de pro, se debate entre su amor por la electrónica y el pop, asiduo a cualquier sarao música y a dejarse las yemas de los dedos en cubetas de segunda mano. Odia la palabra hipster y la gente que no calla en los conciertos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *