Crónica

Joan Miquel Oliver

Barts

07/05/2015

Por -

Teníamos ganas de ver el directo de Joan Miquel Oliver en solitario, sin llevar escrito el nombre de Antònia Font detrás, grupo del  que fue durante años guitarrista y compositor. En esta ocasión el artista llegaba a la sala Barts de Barcelona, en el marco del Guitar Festival, para presentarnos su tercer y último trabajo en solitario, Pegasus, un álbum que recién acababa de ver la luz. El artista se presentó acompañado por los músicos Jaume Manresa (teclista del grupo Antònia Font) y por Xarli Oliver (bateria de Quimi Portet) que completarían la actuación de Oliver y harían posible el imaginario musical del artista. 

Ataviado con una especie de kimono, Oliver empezaba su recital con los delicados silbidos del tema «Marès a Radial», tema que le valió para arrancar los primeros aplausos de un público ya entregado nada más empezar. Oliver repasó todos los temas de su último trabajo, melodías que tocó con garra como»Flors de Cactus» o el tema «Fèmurs», con el que apostó por un sonido tipo punk. En otras ocasiones el artista optó por la delicadeza y la suavidad en temas como «Mil Bilions en Estrelletes», o por ritmos más frescales como en «Món Vegetal», ambas de su último trabajo. Joan Miquel Oliver desplegó todo su ingenio musical y consiguió que cada uno de sus temas brillara con luz propia y nos contara una historia distinta cada vez. Pudimos asistir a una gran versatilidad de melodías y composiciones que acompañaban al imaginario del artista, cada tema interpretado sacaba hacía relucir la creatividad y el mundo interior de Oliver encarnado en Pegasus.

Repasó todos los temas de este último álbum salvo la canción instrumental «Esferes», y completó el concierto con temas de sus anteriores trabajos en solitario. «Ecos d’Ambulàncies», «Teuleres Tancades» y «Orthopedic Ragtime» completaban el álbum Pegasus, temas muy recientes pero que el público ya celebraba y se había hecho suyos. Hubo tiempo para una esperada «Final Feliç», «Ryanair» o «Arbre que mira farola», temas de su anterior trabajo en solitario Bombón Mallorquín, así como los temas «Surfistes en càmera lenta», «Molí de vent» y «Sa núvia morta» de su primer trabajo Surfistes en càmera lenta.

Oliver consiguió que el público se entregara a cada uno de sus temas, que celebrara los cambios melódicos y el ingenio en cada una de las canciones. Pudimos asistir a un concierto reflejo de la experimentación con la que Oliver vive y concibe la música, y salimos contentos y esperanzados al saber que aún existen artistas con ingenio, originalidad, creatividad y sobretodo con un mundo interior que quieren compartir.

Júlia
Júlia

Licenciada en Humanidades y especializada en marketing digital. Apasionada de la música, de aquella que se comparte, en vivo y en directo y de la música en solitario, para la evasión y el disfrute personal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *