Crónica

Jacco Gardner

Donde Edu

02/02/2014

Por -

Muchas veces nunca resulta muy difícil explicar como conectas con la música de un determinado artista. La conexión no es meramente musical, sino que desencadena otro tipo de reacciones relacionadas con aquello que procede de lo más profundo de tu interior. Recuerdos de viajes, anécdotas, sensaciones… Todo esto es aplicable a la música de Jacco Gardner. Si escuchar su único LP es un auténtico viaje a una ciudad costera del norte con una cámara polaroid, su directo intensifica esta sensación guardando esas imágenes en tu mente.

Resulta muy difícil combinar la virtud de lograr estrofas profundas con una ornamentación perfecta, una fina envoltura que no deforma el contenido final haciéndolo más bello. Todo esto es lo que pudimos apreciar en el directo de Jacco Gardner el pasado domingo. Acompañado por su banda y unas cuidadas proyecciones, el joven holandés supo transmitirnos toda esa nostalgia que encierran sus temas al directo. Desde los acordes iniciales de ‘Cabinet of Curiosities’ nos sumergimos en una especie de estado de falsa inconsciencia en el que observas un montón de imágenes pasar por tu mente. Lo mejor, es que a lo largo del directo las notas del clavicordio de Jacco van difuminando las imágenes indeseables y atenuando las agradables. No una atenuación de color sino una atenuación de intensidad del realismo.

1

La mayoría siempre hemos tenido la sensación de que todo lo que esté relacionado con la psicodelia lleva asociado colores intensos y llamativos. Esto no siempre es así, Jacco y su banda nos demostraron con temas como ‘The One Eyed King’ que los colores del género también pueden ser pálidos, sin renunciar por ello a la calidez. Tampoco nos podemos olvidar de ese espíritu de The West Coast Pop Art Experimental Band, uno de esos grupos de culto que desconocemos si Jacco los ha escuchado o no. Lo que está claro es que ambos interpretan la música con ese misticismo casi extraterrestre. Buena muestra de ello fue el tema ‘House on the Moon’, donde la banda demuestra que también sabe imprimirle intensidad a sus canciones sin perder su encanto.

El concierto continuó avanzando entre melodías afables e historias aparéntenme infantiles que vuelven a suceder en la vida de la inmensa mayoría de las personas. Este fue el caso de la alegre soledad de ‘The Ballad of little Jane’, un tema que perfectamente podría haber caído en las garras de un cantautor maldito y ser un auténtico drama. Otro de los momentos álgidos del concierto se produjo cuando los recuerdos estivales entraron en juego. Seguro que no fueron los recuerdos del verano anterior, sino de unos cuantos atrás. Cuando la inocencia era tu principal virtud. De este modo ‘The End of August’ y ‘Summer’s Game’ cobraban total sentido y nos estremecían aún más que en su versión de estudio.

2

Un aparente y frío domingo de febrero de 2014 no parece el lugar más indicado para dejarse llevar a otros tiempos, más cálidos y placenteros. Sin embargo queda demostrado que el realismo de la ubicación espaciotemporal tiene perdida la partida a la música de Jacco Gardner. Todo eso de viajar a otros mundos y tener la sensación de que algo ha ocurrido cuando sabes perfectamente que no es así, ya no parece algo tan descabellado. Todo tiene sentido, aún más con la música del bueno de Jacco.

Noé R. Rivas

Estudiando teleco y escribiendo sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *