Crónica

Iceage

La [2] de Apolo

30/10/2018

Por -

Llegados de Dinamarca, Iceage aterrizaron en La [2] de Apolo el pasado 30 de octubre para presentar su nuevo álbum Beyondless, publicado este mismo año. Liderados por Elias Bender Rønnenfelt, los de Copenhague han esperado pacientemente cuatro años para dar forma a su nuevo trabajo, realizado en analógico. Su anterior trabajo Plowing into the field of love fue lanzado en 2014 por lo que la expectación en cuanto a su directo era máxima.

Tras su ruta por la Península Ibérica, habiendo visitado Oporto, Lisboa y Sevilla, ofrecieron su último show, previo a la gira americana en la que estarán acompañados por Black Lips.

Antes del concierto de los cabezas de cartel, tocaron una banda local llamada Plataforma. A pesar de ser su segundo concierto y tener algunos problemas técnicos, sacaron adelante su acto de 15 minutos, que aunque fue corto, fue intenso y con potentes ritmos.

Aunque en Iceage oficialmente figuran cuatro integrantes, sorprendió en su actuación con la presencia de dos componentes más, un saxofonista y un violinista. Algo que nos agradó debido a la forma de reforzar sus melodías de post-punk y punk rock.

Mediante una estética desalmada, Rønnenfelt representaba la más pura esencia de una noche entre bares, llevando consigo el aura melódico que les caracteriza. La postura del mismo llamó la atención por la cercana actitud con el público, siendo en todo momento muy próximo de cara a sus fans.

Levantaron el telón del concierto con la presentación de dos de sus nuevos temas más escuchados. Los acordes deHurrah’ y ‘Pain Killer’ juntamente con la enérgica batería que los acompañaba. Cabe destacar también el patente diálogo entre la guitarra y el violín, tocando punteos al unísono que les daba más cuerpo. Si a todo esto le añadimos la contundente voz, con su estilo descuidado que daba tensión en cada nota, encontramos la fórmula perfecta para animar el público desde el minuto cero.

Un concierto mayormente acentuado por su nuevo trabajo. Tan solo una canción de Beyondless se quedó fuera del setlist, y es que excepto ‘Showtime’, Iceage presentó el álbum al completo.

Más adelante nos deleitaron con ‘The Lord’s Favorite’, un tema del 2014 que probablemente hizo feliz a sus fans más fieles, aquellos más veteranos ya seguidores de la banda desde años atrás. Definido por un pegadizo ritmo del todo bailable acompañado de una característica y distorsionada guitarra que da melodía y algo de fluidez, ya que en este tema la voz se limitó a una línea más bien hablada que cantada manteniendo su estilo descuidado.

Terminaron con ‘Catch It’, popularizada en su momento por su videoclip y que destacó por su sinuoso ritmo lento y progresivo, acompañado por diversos instrumentos de percusión que junto a la melodía de la guitarra y el bajo formaron una estructura monótona en forma de mantra, perfecta para la melodía vocal que desarrolló encima con efectos de reverberación. Pudimos apreciar como a media canción, subió la intensidad con un solo distorsionado de guitarra para luego repetir el chorus y terminar con un incremento del tempo.

Al terminar el tema, el bajista Jakob Tvilling saltó del escenario y se dirigió al stand de merchandising. Mucha gente fue tras él para comprar complementos de la banda y otros se quedaron gritando a la espera de un bis que nunca llegó. Quizás el causante de esto fue el hecho de no encender las luces ni poner música indicando que se había terminado el concierto, pero eso causó confusión entre los asistentes.

Merece la pena destacar que este pasado 5 de noviembre, Iceage publicaron un nuevo single llamado ‘Balm of Gilead’. En el concierto de Apolo este tema no fue interpretado, lo cual nos indica que han guardado el secreto hasta su fecha de publicación.

Judit Trota
Judit Trota

Fotógrafa y estudiante de Publicidad y Relaciones Públicas. En el Mad Cool preferí ver a Cage The Elephant que a Green Day.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *