Crónica

Fidlar

La [2] de Apolo

06/09/2019

Por -

La gira europea de los Fidlar tuvo como penúltimo destino de su gira europea 2019 la ciudad de Barcelona gracias a Cooncert y allí estuvimos para contároslo. Esta cita tuvo lugar en la [2] de Apolo, que aunque creemos que no consiguió un rotundo sold out, fue por muy poco, ya que la sala estaba a rebosar de fans y gente deseando darlo todo.

Después de que la banda emergiera con su gira debut de 2013 y lanzara el álbum Too en 2015 siguiendo la línea de sus temáticas surferas y su punk garajero, nos hizo esperar unos largos 4 años a su reaparición con el álbum Almost Free, esta vez, con un estilo un poco distinto a los anteriores que se podría definir como skate-punk californiano. ¿Qué mejor banda podía haber para la celebración de los 10 años de Binaural?

Tan solo entrar en la sala nos sorprendió el hecho de que hubiera un foso, ya que usualmente en esta sala no suele haberlo, caracterizándose así por la cercanía de la banda con el público, además de tener un escenario relativamente bajo. Un factor a tener en cuenta también es que nos percatamos de que se hablaba de un artista invitado, aunque finalmente no lo hubo, desconocemos el motivo y fue una lástima ya que siempre es de agradecer la presencia de una banda para ir abriendo boca. Imaginamos pero, que probablemente fuera por temas ajenos a la organización o a la misma banda.

Empezaron el show con ‘Alcohol’ de su último álbum Almost Free, haciendo enloquecer al público en su salida a escena y siguiendo con canciones como ‘Stoked and Broke’ y ‘No Waves’ de su primer álbum FIDLAR. En ese momento, el público creó una avalancha sobre las vallas que separaban el escenario de los asistentes. Esta, creó dificultades al personal de seguridad de la sala para que las vallas aguantaran, hasta que se juntaron unas 3 o 4 personas ajenas a la seguridad para que no las derribaran. Por ello, la banda tuvo que hacer un parón después de la famosísima ‘Can’t You See’ para que el público se relajara y el personal pudiera instalar más vallas para que no se desmoronaran y no terminara en un accidente mayor. Después, durante el transcurso del concierto siguieron aumentando el número de vallas hasta crear una estructura suficientemente fuerte para soportar todo el peso.

Una vez regresó la banda, tocaron algún tema del último álbum como ‘By Myself’, que hoy en día es uno de los más populares, pero sin duda interpretaron muchas más canciones de sus anteriores álbumes Too y FIDLAR. Esperábamos que tocaran alguna más del último, pero eso no tuvo mucha repercusión en el público. Cabe destacar que la banda consiguió una fluidez muy acertada interpretando algún tema más lento y pausado dándoles así a sus desenfrenados fans un espacio de descanso que la gente aprovechó para respirar.

A pesar del foso con las múltiples vallas, hubo mucha gente haciendo crowd surfing y surfeando por encima de los asistentes, demostrando así que la potencia con la que vivieron el show iba más allá que un sencillo pogo entre amigos. Además, liderado por Zac Carper, se creó el ya popular pogo femenino, que consiguió que se sumara una cantidad considerable de chicas que no entraron en los anteriores que se crearon.

Finalmente llegó el momento del bis, donde interpretaron ‘Cheap Beer’ y ‘Wake Bake Skate’, ambas de su primer álbum FIDLAR, concluyendo así el concierto con una duración de aproximadamente una hora y veinte. Un tiempo muy ajustado a lo previsto. Aunque también debe decirse que esperábamos un stage diving del frontmant que nunca sucedió, probablemente por la alocada situación que se vivió en el concierto en cuanto a seguridad. Después de quedarnos con un sabor de boca un tanto amargo debido a este hecho, hicimos un último vistazo a la sala. La gente estaba muy empapada y, por ende, no tardó en salir a la calle para que les diera el aire y así comentar más a gusto los momentos más peculiares del concierto.

Para finalizar, hay que mencionar que la gira europea e inglesa empezó por Leeds y el día siguiente del concierto realizado a Barcelona dio punto y final en territorio nacional, ni más ni menos que en el festival DCode realizado en Madrid. Nos quedamos con que a pesar de los imprevistos que fueron ocurriendo durante la actuación de los Fidlar sonaron muy bien y se creó un ambiente muy alocado y divertido, pero sin olvidarnos del adjetivo caótico.

Judit Trota
Judit Trota

Fotógrafa y estudiante de Publicidad y Relaciones Públicas. En el Mad Cool preferí ver a Cage The Elephant que a Green Day.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *