Crónica

El Petit De Cal Eril · Ferran Palau

Teatro Reina Victoria – Madrid Brillante

20/02/2021

Por -

El ciclo Madrid Brillante regresaba una mañana de sábado más para ofrecernos de dos de los mayores talentos relacionados con el dream pop que en estos últimos años nos han encandilado desde Cataluña. Estamos hablando de Ferran Palau y El Petit De Cal Eril, aristas que sin lugar a dudas han conseguido forjar un sello muy reconocible con el que crear canciones cuidadas hasta el más mínimo detalle. Sin lugar a dudas esta característica fue algo que pudimos constatar sobremanera en sus conciertos, ya que todos los efectos sonoros relacionados con lo onírico y sintético acabaron destacando en su justa medida. Además, tenemos que tener en cuenta que Ferran llegaba al Teatro Reina Victoria con nuevo disco publicado el día anterior, otro aliciente más que hizo que la jornada estuviese cargada aún de mayor expectación si es posible.

Fue el propio Ferran Palau y su banda los encargados de abrir el doble directo, dejando constancia desde los primeros compases de la perfecta compenetración y sintonía de todos los músicos presentes en el escenario. Sabiendo muy bien como sacar los matices más aterciopelados a su propuesta, el concierto desde un primer momento transcurrió mecido por esa encantadora sencillez y honestidad que pueblan las letras del esparreguerino, intentando buscar el mejor acomodo posible a la combinación de guitarras adormecidas y el abanico de recursos rítmicos bien asociados a los teclados. Gracias a ello pudimos disfrutar sobremanera de una parte importante de su penúltimo LP Kevin, atacando rápidamente canciones como una ‘Què serà de mi?’ donde destacó sobremanera una sinuosa línea de bajo o una ‘Flora’ con la que alcanzar un clímax más relacionado con lo contemplativo.

A través de un preciso juego de luces que acompañaba las diferentes partes que atravesaban las canciones, nuevas composiciones pertenecientes a su reciente Parc, alcanzaban un mayor efecto reconfortante. Así fue como ‘Lluny’ y ‘Reflexe’ se alzaron como piezas que desde ya forman parte del repertorio imprescindible del músico, suponiendo dos caras muy diferentes de la misma moneda ya que evidenciaron muy bien tanto su faceta de cantautor como su capacidad para salirse precisamente de ella en la segunda de ellas.  Confesando que apenas habían tenido tiempo de ensayar estos temas y que por ello el concierto se centraría más bien en Kevin, Ferran nos dejó de este modo la puerta abierta a un regreso a la capital  dentro de poco.

ferran-1

Desgranando más en profundidad todo lo que dieron de sí los más o menos 40 minutos de concierto, también hubo tiempo para recuperar algunas canciones que apelan a un espíritu más poético como fue el caso de ‘Serà un abisme’. Momentos de reposo y reflexión donde la característica timidez de Ferran en lo interpretativo también caló hondo, siendo conscientes de como es capaz de llenar el escenario con una energía en calma que encaja a las mil maravillas con la propuesta presentada. Entrando en el tramo final del concierto, hubo tiempo para dejarnos ante alguna de las canciones más apasionadas de su repertorio, gozando de los ecos fantasmagóricos encerrados en ‘Cavall Blanc’, el mayor tono acústico y romántico de ‘Cel Clar’ o una final ‘El Meu Lament’ donde dejó al público sumido en un prolongado suspiro.

Con un breve cambio de escenario y compartiendo algunos músicos, El Petit De Cal Eril se presentó en el escenario haciendo gala de su fascinante personalidad, confesándonos que iba a tratar de no hablar mucho porque realmente se perdía en todo lo relativo a los discursos. Lo cierto es que estas palabras encajaron muy bien con la forma en la que afronta las historias de sus canciones, siempre exuberantes y con esa capacidad de encontrar mil y un escapismos posibles. Ofreciéndonos un concierto de lo más sólido, donde los fragmentos propiamente dream pop se entrelazaban con momentos deliberadamente mucho más cercanos a una jam session bajo control, Joans Pons y los suyos supieron muy bien como controlar el tempo del concierto para dejarnos con todas las caras posibles encerradas en sus composiciones, pasando de los momentos más telúricos de ‘Pols’ a la psicodelia de altos vuelos de ‘Sents El Sol’.

Destacando sobremanera todos aquellos momentos donde los tres teclados presentes en el escenario sonaban al unísono y nos dejaban ante armonías mágicas como las del final de ‘El Sentit de Les Coses’, el contraste entre el mayor aparataje onírico y los momentos de mayor furia como agrupación presentes en ‘Jo Crec en Tu’ resultaban bien balanceados, logrando que cualquier tipo de viaje hacia territorios más espaciales tuviese su correspondiente aterrizaje en tierra. De esta forma las dinámicas presentes a lo largo de su actuación se iban alternando de una forma agradable y atractiva, apostando incluso por una ‘Amb Tot’ dotada de una épica muy diferente a la encerrada en su versión de estudio.

Entrando en la recta final del concierto, hubo incluso tiempo para presentarnos su más reciente single ‘Com Quan Dormim’, evidenciando como ante todo siempre está presente el poso de melodías risueñas y huidizas en sus composiciones. Poniendo de forma definitiva el broche a la ya tarde, no faltó una ‘Som Transparents’ que se fue alargando más y más entre capas atmosféricas y toda una catarata de virtuosismo la guitarra con la que dejarnos ante la sensación de querer disfrutar de nuevo un concierto de El Petit De Cal Eril de principio a fin. Por supuesto, la despedida del escenario no pudo ser otra que todos los músicos que habían desfilado por él, encontrándonos ante una bonita escena de las dos bandas hermanadas donde se confesaron su mutua admiración.

petit

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *