Crónica

Fanfarlo

Pazo da Cultura

15/02/2014

Por -

En un concierto organizado por Esmerarte, los británicos Fanfarlo visitaban el norte de España cuando este más se parecía a su tierra natal. Lluvia, frío y viento; lo cual contrasta con la música del grupo, que-menos momentos contados-tira más por melodías alegres y resultonas. Aunque la fórmula “grupo joven e inglés” suele traer bastante fama si sabes cómo venderla, a Fanfarlo siempre les ha ido más lo de pasar desapercibidos. No tienen ningún hit ni ningún álbum que haya conseguido grandes posiciones en las listas de ventas, sino que se han hecho un nombre pisando escenarios de toda Europa. Ahora toca presentar Let’s Go Extinct, su tercer LP en 5 años, que se mueve en los mismos registros de pop épico que los dos anteriores, si bien hay un pequeño flirteo con la electrónica por momentos.

Los teloneros, Lillies on Mars, subieron a escena a enseñarnos su propuesta electrónica con ramalazos shoegazers. El dúo comenzó bien, combinando acertadamente la electrónica y sus guitarras, pero se desinfló a medida que avanzó el concierto y el guitarreo desaparecía. En determinados momentos, se echó en falta que no tuviesen un batería de verdad. Fue una actuación interesante a la que le faltó algo de intensidad.

LilliesOnMars

Poco después, Fanfarlo saltaron al escenario. A pesar de que su música es bastante diferente, la puesta en escena de los británicos recuerda a la de Arcade Fire, incluyendo violines y trompetas en sus bolos. Empezaron fuerte, mezclando temas de sus otros dos discos con los de Let’s Go Extinct. La épica de ‘Life In The Sky’ retumbó en el teatro, con las armonías vocales de Cathy Lucas y la trompeta que hace su aparición numerosas veces en el tema. Todo esto iba de la mano de la batería de Valentina Magaletti, la última incorporación al grupo, que demostró que su estilo se adapta perfectamente al de sus compañeros.

Simon Balthazar se fue desmelenando y la timidez con la que parecían haber salido se esfumó. Bromas aquí y allá por tocar muchas canciones del último disco y algo de charla entre tema y tema. En cuanto al público, estuvo bien y respetuoso, pero no ayudó que el concierto se desarrollase en un teatro con asientos. Sin embargo, Fanfarlo se aprovecharon de esta circunstancia para incluir bastantes medios tiempos en su setlist, como la nueva ‘Let’s Go Extinct’.

Fanfarlo

Pese a que la reacción del público fue prácticamente la misma, las nuevas canciones brillaron algo más que las antiguas, tanto en los registros más veloces como en los pausados. Así sucedió con la tierna ‘Cell Song’, que recordó mucho a Beach House. Hacia la mitad del concierto, Balthazar reclamó que la gente se levantase de sus asientos, algo que fue aceptado por la mitad del recinto y que animó bastante la actuación, con ‘Landlocked’ siendo bailada por decenas de personas.

A la hora escasa, Fanfarlo se despidieron sin ofrecer un bis. No son los únicos que sólo tocan 60 minutos, pero no deja de ser sorprendente viniendo de un grupo con 3 discos y numerosos singles. Cerraron con ‘The Walls Are Coming Down’, uno de los mejores cortes de su debut y de toda su carrera. Un apropiado final para un buen concierto, en el que demostraron que su último LP ofrece los mismos atractivos que los anteriores y que siguen siendo infalibles en directo.

Alberto

Madrid, '94. En contra de muchas cosas y a favor de unas cuantas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *