Crónica

Chavales · Die Katapult

Café La Palma

01/02/2020

Por -

Con el cartel de «no hay entradas» nos reciben en Café La Palma Chavales y Die Katapult, ambos preparados para presentar oficialmente a los madrileños sus respectivos últimos trabajos.

Abre la noche el dúo de pop underground Chavales, que irrumpió en la escena hace apenas 4 meses y ya se ha granjeado el favor de público y crítica. Daniel y Javier deleitan con su pop electrónico al Café La Palma, que responde bailando con desenfreno y coreando impetuosamente todas las letras de las 4 canciones que conforman el EP que nos presentan. Es francamente difícil determinar un momento saliente durante el bolo, pero seguramente ‘Las Plantas De La Terraza’, ‘Me Conformo’ y ‘No Me Lo Creo’ son los temas que más encienden la sala, que ansía gritar sus letras desenfadadas, ocurrentes y de tonos costumbristas. Chavales ofrecen un concierto divertido y disfrutón que se antoja breve, a pesar de haber tenido que repetir dos canciones dado el —aún y solo por poco tiempo, esperamos— limitado repertorio del que disponen.

Para cuando Die Katapult en su nuevo formato trío se suben al escenario, el ambiente está incandescente. Llama la atención su puesta en escena sencilla y a la vez cuidada en el mínimo detalle. Anna y Elena visten un mono de operarias y gafas de sol futuristas, un conjunto que da una cierta estética surrealista, pero con reminiscencias de la Alemania del muro.

No se pierden en charlas con el público y se dirigen a nosotros alguna vez, brevemente, más que nada para dar las gracias por haber ido a la presentación de su último elepé, DKXD. Y quizás son más los comentarios que se dirigen la una a la otra. Aun así, lo que sí se puede observar es que se lo están pasando bien y nos contagian esa diversión.

A través de temas como ‘Total Beschissen’, ‘Bäkerei Digital’ o ‘Was Machst Du’, nos incitan a bailar al son de su krautrock mediterráneo, definición de la propia banda para su estilo único y sumamente peculiar. Tampoco falta algún corte de su trabajo de 2015, Kristall Reinheit, como su homónima ‘Die Katapult’. Y el público más o menos responde. Más o menos porque, por alguna razón imposible de explicar —Die Katapult lo hacen de maravilla—, los ánimos se han apagado. Todos cabecean, todos se menean un poco, pero la euforia que había estado allí con Chavales, ya no está. Si con los primeros el concierto se ha antojado corto, mirando alrededor queda claro que con la formación barcelonesa se ha hecho algo largo. No es, no obstante, más que pequeña mancha, y nada más que eso, en una noche hedonista, placentera y palpitante que las bandas del mítico sello Elefant nos harán recordar durante largo tiempo.

Crónica a cargo de Rob Simeoni
Redacción Mindies
Redacción Mindies

Los miembros de la redacción de Mindies amamos la música por encima de todas las cosas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *