Crónica

Confeti de Odio

Teatro Reina Victoria – Madrid Brillante

06/03/2021

Por -

Lucas Delaiglesia y su banda presentaban en casa el LP debut de Confeti de Odio, ofreciéndonos un concierto cargado de intensidad y una actitud muy acorde a todo lo encerrado en Tragedia Española. En formato trío, los tres músicos nos ofrecieron una versión totalmente entregada de los temas apostando por una vena guitarrera más directa, sabiendo muy bien como aportar la agitación que presentan la mayoría de los temas y sonar de lo más alto teniendo cuenta que la puesta en escena era en un teatro. A través de las dosis de dramatismo que tanto caracterizan a este proyecto, pero que al mismo nos acaban dejando ante un artista que sabe muy bien jugar con las ironías para mostrarnos momentos de gran desnudez sentimental, podemos afirmar que el repaso a todo lo que ha dado hasta el momento la carrera del músico madrileño resultó todo un éxito. Sin ir más lejos, la forma de medir los momentos en los que había que entregarse a un fervor parecido al guitar hero y al mismo tiempo rebajar las pulsaciones debido al mayor carácter introspectivo de otros temas, fue algo que desde un primer momento llamó la atención, ofreciéndonos de este modo dos caras bien diferenciadas.

Arrancando el concierto con una ‘Todo Muere’ que poco a poco adoptaba aires épicos, en seguido comprendimos como este formato trío sienta a las mil maravillas a los temas a la hora de insuflar una mayor energía muy relacionada con los ecos del rock noventero que apuesta por la crudeza. Sin embargo, el carácter pop impreso en sus melodías, suponía el timón perfecto para lograr la mezcla entre ejercicio de guitarras crispadas y estrofas que siempre acaban apuntando a lo más alto. Esta dualidad se pudo sentir de forma clara a lo largo del directo a través de composiciones como ‘Muchísimo’, todo ello sin dejar de mostrarnos Lucas su enorme habilidad para lograr punteos milimétricos totalmente virtuosos. Detalles que acaban marcando las diferencias y que nos conducen hacia lo que debería suponer levantar al público de los asientos, algo que lógicamente dadas las circunstancias pandémicas resultaba imposible.

aaaa1615151526278

Encarando en el primer tramo del directo temas de su primer EP Llorar de Fiesta tales como ‘Pocos Likes’ o ‘Tu Puta Barba’, Lucas nos demostró como la personalidad impresa en este proyecto se extiende hasta aquellos límites donde todo lo relativo a la confianza en uno mismo y todo lo que impone el ritmo de vida actual acaba haciendo mella en todos. Encontrando más momentos furiosos como los de ‘Minuto de Ruido’, muy bien contrastados con auténticos himnos envalentonados dirigidos hacia uno mismo como ‘Dale Una Oportunidad al Amor’, el concierto discurría sin bajar ni un ápice de energía. De hecho, la sensación era que la jornada matinal transcurría a toda velocidad, ofreciéndonos un sonido de lo más robusto y con la vista puesta en dejar que las canciones fluyesen hacia su cara más ruidosa posible. A pesar de ello, hubo también momento para adentrarnos en un apartado más introspectivo donde Lucas se quedó solo a la guitarra, ofreciéndonos la interpretación de ‘Última Visita al Hospital’ y ‘Si Me Quiero’, destacando sobremanera el atino a la hora de hablar de situaciones complicadas que te ponen contra la espada y la pared.

Recuperando la energía habitual en el tramo final del directo, llegó algún que otro momento destinado a las sorpresas, enseñándonos un nuevo tema titulado ‘El Cielo Son Los Otros’ donde aparecen momentos entre amigos, admiración y otro estribillo marca de la casa a la ahora de capturar momentos que se acaban percibiendo con cierta nostalgia. Más momentos insospechados llegaron con Alicia de Cariño sobre el escenario, quién aportó su voz a ‘Siempre Nada’  y ofrecernos más de esas píldoras agridulces a la hora de tratar de olvida todo lo que suponen las relaciones pasadas con unas guitarras de lo más efervescentes. Finalizando prácticamente el concierto, no podían faltar otros dos temas capitales en la trayectoria del músico estando ante ‘Hoy Será Un Día Horrible’ y una ‘Mi Funeral’ que llegó cargada de esa catarata de imágenes que se mueven entre lo revelador y lo filosófico. Toda una declaración de intenciones a la hora de poder comprender mejor todo lo encerrado en las composiciones de Confeti de Odio, siendo conscientes de cómo definitivamente como Lucas ha encontrado la banda de su vida.

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *