Crónica

Black Lips

La [2] de Apolo

13/05/2018

Por -

Siguiendo con la gira de los de Atlanta por nuestro país, nos encontramos en Barcelona, concretamente en La [2] de Apolo, donde pudimos disfrutar de un dinámico concierto protagonizado por Black Lips y sus nuevas incorporaciones, Oakley Munson a la batería, Zumi Rosow al saxofón y en substitución a Jack Hines el guitarrista Jeff Clarke que les está acompañando en las últimas giras.

Para abrir el concierto, la banda estadounidense, contó con un “cantautor” multinstrumentista llamado One Pork Band basado en el rock and roll con una vertiente de distorsión más metal y unas letras y estética basadas en una representación oscura y satánica tocando con un pasamontañas que ocultaba su rostro.

Ya desde el telonero, hasta instantes antes del concierto la sala se fue llenando hasta los topes, cada vez más personas se agrupaban hacia delante, esperando a la banda principal de la noche, con la impaciencia ya se empezaron a montar algunos pequeños empujones que precederían los pogos el concierto.

Como era de esperar conociendo a la banda de Atlanta, empezaron el show ya con un performance que incluía a la casi recién llegada Zumi, con unos cuernos de diablesa, llevando con una correa como si fuera un perro al guitarrista y cofundador de la banda Cole Alexander, que llevaba una capa roja, corta, dando un aire macabro, pero a su vez cómico a su típica estética punk.

Seguido de la performance, empezaron el show con dos platos fuertes que representan una de sus facetas más garage rock con toques sureños de guitarras, ‘Sea of Blasphemy’ y ‘Modern Art’. Dos potentes canciones con las que ya desde el inicio del concierto volvieron loca a la gente bailando, cantando y se empezaron a formar los primeros pogos de la noche.

Este concierto, junto con el que ofrecieron en San Sebastián, Mallorca y Madrid, forma parte de la gira de presentación de su reciente LP Satan’s Graffiti or God’s Art? producido por Sean Ono Lennon y la colaboración corista de su madre Yoko Ono. Aunque la gira sea para presentar su nuevo álbum, al revisar el setlist del concierto, nos encontramos con la sorpresa de que únicamente tocaron dos de los temas del nuevo LP, ‘Cristal Night’ y ‘Can’t Hold on’, los dos con su más pura esencia, pero muy distintos el uno con el otro.

Siguiendo con el análisis del concierto, los de Atlanta nos obsequiaron con una nueva canción, la recién titulada ‘Satan’, con un trasfondo rítmico y de guitarras de lo más sureño, pero con la prevalencia de un riff de guitarra distorsionada típico de la banda. En esta canción capitaneada por las voces de Jared y Zumi se pidió al técnico que únicamente se utilizaran luces rojas para ambientar la sala, dándole a esta un ambiente más macabro junto con la estética de la banda.

La sala favoreció totalmente a la creación de una atmósfera que se acerca a la liberación de adrenalina y cercanía a la banda, ya que gracias a su escenario bajo ofrecía a los asistentes la interacción directa con los miembros que en todo momento se prestaron a jugar con el público, lanzando rollos de papel higiénico que casi desde el inicio volaron por la sala. Además, un factor muy interesante y que demostró una interacción fantástica con los fans fue que a medio concierto, un fan se acercó a Cole dándole un paquete de jamón, el cual abrió de un mordisco al grito de “¡riquísimo! y como el papel, lo hizo volar entre el público de nuevo.

Para terminar, añadir que después de hablar con muchos de los asistentes, muchos de ellos ya eran fans consolidados y habituales de la banda en conciertos realizados en el país, esta puede ser una clara señal de que la buena acogida recibida marcará Barcelona como un lugar clave para las siguientes giras.

Judit Trota
Judit Trota

Fotógrafa y estudiante de Publicidad y Relaciones Públicas. En el Mad Cool preferí ver a Cage The Elephant que a Green Day.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *