Crónica

Best Coast · Mannequin Pussy

The Regency Ballroom

29/02/2020

Por -

The Regency Ballroom en San Francisco fue el anfitrión de Best Coast el sábado por la noche. El concierto fue la tercera parada de la gira actual de la banda de Los Ángeles mediante la cual están promocionando su reciente estrenado trabajo, Always Tomorrow.

El espectáculo lo abrieron los teloneros Mannequin Pussy, una banda de punk rock de Filadelfia que desde el primer minuto cautivó a todos los asistentes. Con una energía rebosante que contagió a todo el público, creando un inesperado y amplio mosh pit en el centro de la pista. La cantante del grupo, Marisa Dabice desprendía grandes cantidades de carisma e hizo gala de los temas de su último disco, Patience, publicado el pasado 2019. Mannequin Pussy supo contentar a todos ofreciendo sus melodías más estruendosas con aquellos medios tiempos que nos dejaban respirar en medio de tanta intensidad tan característica del punk, que hizo que uno de los asistentes perdiera uno de sus zapatos sin que se diera ni cuenta. 

Sobre las 22:05h, todos esperábamos con ansia la salida de los protagonistas de la noche, Best Coast. A esa hora, un sonido ambiental y el apagón de luces, dejando tan sólo el neón azul que colgaba del techo con las palabras “Always Tomorrow” brillando, nos indicó que el concierto estaba a punto de comenzar. Sin embargo los minutos pasaban y allí nadie aparecía, los fans que habían sacado sus móviles para grabar la primera canción fueron guardando en sus bolsillos el aparato puesto que se habían agotado ya de aguantarlos. Minutos después Bethany Cosentino y Bobb Bruno, acompañados por otros tres músicos,  aparecieron por fin sobre el escenario provocando grandes aplausos por parte de todos. 

Comenzaron sin decir palabra con ‘California Nights’, y bueno, estando en San Francisco parecía tener todo el sentido del mundo. Continuaron con ‘Different Light’ y ‘Wreckage’ de su quinto álbum y ‘The Only Place’ de su trabajo publicado en 2012 que lleva por nombre el mismo título de la canción. Finalmente Cosentino saludó al público y nos explicó que habían tenido ciertos problemas técnicos ocasionando que su salida se retrasara unos cuantos minutos de más, lanzando una pequeña pulla añadió: “no teníamos pensado salir 20 minutos más tarde de lo planeado, perdón, aún no somos My Bloody Valentine”. 

La coreada ‘Crazy For You’ no se hizo esperar y nos permitió a todos bailar al ritmo de ese surf rock que tanto nos enamoró diez años atrás. Tocaron un setlist de lo más bien elaborado que incluía canciones de todos sus distintos álbumes, centrándose en gran medida como era de esperar en Always Tomorrow, sin dejar a un lado los temas que los han llevado hasta donde están hoy.  La selección de canciones recibió una entusiasta respuesta tanto de los fans más antiguos como por parte de los recién llegados, integrando el material antiguo con nuevas canciones mezclando las melodías escalofriantes y de ritmo lento hasta jams de rock que transmitían gran energía. 

Durante la interpretación de ‘Graceless’, que tiene una parte hablada, Cosentino nos dijo que no cantaría la letra esperada y a cambió dedicó aquellos segundos a agradecer a todos sus fans el haber estado allí cuando ella estuvo deprimida; “sin vosotros, sin este grupo, sin este escenario, no sé dónde estaría hoy, así que gracias”. 

Continuaron interpretando grandes temas que pese a que el sonido de la sala era seguramente más elevado de lo que debería, sonaron bien e hicieron que no hubiera ni una alma rígida en todo el concierto, ‘Rollercoaster’ “una canción psicodélica al más puro estilo de Austin Powers” dijo Bethany, o ‘Feeling Ok’ fueron otras de las escogidas para aquella noche.  

Best Coast terminó con ‘When I’m With You’ y ‘Boyfriend’, un favorito por parte de muchos de su álbum de 2010 Crazy For You. Los californianos ofrecieron un buen concierto que dejó cumplidas las expectativas de la triunfante multitud.

 

Elisabeth
Elisabeth

Licenciada en Humanidades y amante de todo lo que rodee el mundo audiovisual, en mi mochila siempre encontrarás una cámara, mi móvil, unos auriculares, una agenda y un boli. Lo que más me gusta es disfrutar de la música en directo y guardar las entradas de recuerdo. ¡Ah! Y los velociraptores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *