Crónica

Belako

Porta Caeli

12/04/2018

Por -

Belako pueden presumir de ser uno de los pocos grupos españoles que realmente ha triunfado moviéndose en unos territorios que huyen de la estandarización de lo que viene a ser una banda de rock. Manteniéndose más o menos férreos a sus orígenes donde los matices post punk hacían acto de presencia sobre un torrente grunge donde también tenían cabida los teclados, la formación de Mungía ha sabido evolucionar hacia unos terrenos igual de entregados y de lo más convincentes. De este modo se han plantado en un tercer trabajo como es Render Me Numb, Trivial Violence donde saben cómo explotar sus virtudes más clásicas al mismo tiempo de encontrar nuevas fórmulas de revolucionar sus temas. A los temas y al público, ya que su paso por la sala Porta Caeli gozó de un fervor entre las gentes que difícilmente se puede observar bajo otras circunstancias por aquí. Alternando a la perfección los temas pertenecientes a este nuevo trabajo, junto con su repertorio más clásico, demostraron como han ganado muchas tablas sobre el escenario y pueden ofrecer un concierto de lo más solvente sin llegar a la extenuación habitual de antaño.

La velada arrancó con ‘Maskenfreiheit’, la canción que precisamente abre su nuevo disco y refleja muy bien el peso instrumental que han decidido otorgar a estas nuevas composiciones. Destacando que ahora mismo no incorporan teclado en sus directos, sino bases pregrabadas, consiguen que Cris únicamente tenga que centrarse en desarrollar el apartado vocal, consiguiendo multiplicar su presencia en el escenario. Este hecho seguramente aporte a la banda más pose de formación más cercana al punk que nunca, ya que la artista demuestra de una forma de lo más expresiva lo que suponen para ella las canciones. Así es como temas como ‘Over the Edge’ cuentan con ese punto de entrega extra necesaria para poder canalizar tanta energía, exhibiendo una vez más como la banda se encuentra de lo más cómoda en esos momentos en los que todo se desarrolla a través de una buena idea de riff. Sin decaer en ningún momento la intensidad observada encima del escenario, hubo tiempo para ofrecernos un buen repaso de su trayectoria, llegando temas tan celebrados como ‘Nomad’, ‘Mum’ o una ‘Eat Me’ con la que cerraron en primera instancia su directo.

Quizás los mejores momentos del directo llegaron cuando la banda realmente ofreció el lado más melódico que son capaces de lograr, ofreciéndonos canciones como ‘Track Sei’ donde encuentran el equilibrio entre dejarse llevar por la rutilancia sin perder la cara a la importancia de los estribillos. Algo así también ocurrió en menor medida en ‘Render Me Numb’, uno de esos temas que demostraron como su versatilidad es aún mayor de lo que nos esperábamos, reflejando como los giros hacia algo más deconstructivo también pueden tomar un gran valor. Adentrándonos en los bises, no faltaron clásicos como ‘Sea of Confusion’ y ‘Haunted House’, donde realmente la contención del público terminó, sabiendo expresar a la perfección ese sentimiento desbocado que tan bien sugieren los temas de los vascos. Por todo ello podemos decir que Belako seguramente se encuentran en ese momento de su carrera donde las novedades son un acierto a la par de revindicar unos orígenes que por fortuna no se han ido difuminando con el paso de sus trabajos.

Noé R. Rivas

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *