Crónica

Arctic Monkeys

Pavelló Olímpic

16/11/2013

Por -

Parece que fue ayer cuando unos jovencísimos Arctic Monkeys aparecían por primera vez ante mis ojos en la sala Razzmatazz en el año 2006. Cuatro adolescentes fríos y  tímidos, que sólo abrieron la boca para cantar, nos presentaban su primer y excelente álbum Whatever People Say I Am, That’s What I’m Not . Siete años después no solo ellos han crecido, las salas en las que tocan y sus seguidores lo han hecho también.

Esto lo pudimos comprobar este pasado 16 de noviembre en el Pavelló Olímpic de Badalona, donde las colas para poder acceder al recinto asustaban. Mientras la sala se iba llenando y llenando los jóvenes irlandeses The Strypes empezaban a tocar a pesar de que en el exterior aún había un gran número de personas esperando entrar. Estos muchachos (de los que ya os hablamos en su día) venían a presentarnos su nuevo y primer disco Snapshoty la verdad es que estuvieron a la altura del evento. Pese a su juventud y a su corta carrera The Strypes supieron meterse al público en el bolsillo, aunque desgraciadamente era imposible disfrutar de ellos al 100% porque la grandeza de la sala hacía que la gente fuera y viniera de un lado para otro buscando amigos, sus asientos o cerveza.

Puntuales a las 22h los protagonistas de la noche entraban al escenario liderados por un Alex Turner llegado de la década de los 70 con un tupé y un traje que poco tenía que ver con aquel crío que un día conocimos en Razzmatazz. Sin un gran decorado ni pantallas enormes, los de Sheffield se bastaron con un efectivo y magnífico sistema de iluminación que marcaba la grandiosidad del espectáculo. Comenzaron con ‘Do I Wanna Know’ de su último trabajo AM, motivo por el cual se encontraban de nuevo tocando en Barcelona, pues venían a promocionarlo. Por si alguien dudaba del nombre del disco, detrás de Arctic Monkeys podíamos ver dos enormes letras:  A M  que se iluminaron durante este primer tema.

En segunda posición optaron por la eficaz y efervescente ‘Brianstorm’, su ritmo muy acelerado hace que esta gran canción pase volando, y es por eso que casi sin haberme recuperado de este hit, sonó otro de sus grandes temas, ‘Dancing Shoes’, donde bailar era un acto obligado. Le siguieron ‘Don’t Sit Down ‘Cause I’ve Moved Your’, ‘Teddy Picker’ y ‘Crying Lightning’, donde las luces se apagaron para dar paso a una tela blanca donde se proyectaban las enormes sombras de la banda haciendo un guiño a su videoclip.

Las subidas y bajadas en su setlist estuvieron marcadas por la clara diferencia y la clara evolución de la música de Turner y los suyos, mezclando los ritmos frenéticos de sus primeros discos con la sobriedad de los últimos. Quizás el orden de los temas no era el más adecuado, creando algún que otro momento de bajón, pero en general consiguió generar un ritmo al que el público respondió de maravilla. Cabe destacar también la actuación de Alex Turner, que ya no sólo no parecía nada tímido, sino que se atrevía a dejar su guitarra para bailar y además nos regalaba poses de lo más parecidas a las de Jarvis Cocker, todo un rockero de los 70 …

arctic monkeys 2

El concierto seguía: ‘Fireside’, ‘Reckless Serenade’ y ‘Old Yellow Bricks’, ésta contaba con una explosiva iluminación amarilla que reflejaba la cara de todos aquellos asistentes que no podíamos dejar de cantarla: «Who wants to sleep in the city that never wakes up? Blinded by nostalgia«. Llegaba entonces ‘One For The Road’ y le seguía la contundencia de uno de los grandes temas de AM ‘Arabella’, que crecía en directo gracias a los riffs y al sonido ya característico de los «nuevos» Arctic Monkeys. Después de ‘Pretty Visitors’ Alex Turner (que habló bastante con el público) se atrevió esta vez con el catalán preguntando: On estan les noies? Y prosiguió dedicándoles a las chicas ‘I Bet that You Look Good on the Dancefloor’. Para los que seguimos a esta banda desde sus inicios es imposible detener los pies con esta canción, volví a mis 18 y bailé y canté como una loca: «I said I bet that you look good on the dancefloor dancing to electro-pop like a robot from 1984«. Después de este tema y de todo lo que llevaban ya tocado era el momento de relajarse un poco con una versión más lenta de ‘Cornerstone’, uno de mis temas favoritos que hizo que sonara aún más  tierna.

El final del concierto se acercaba, sonó ‘Piledriver Waltz’ y después ‘Why’d You Only Call Me When You’re High?’ otro de los mejores temas del álbum que venían a presentarnos. Siguieron con la tremenda ‘Fluorescent Adolscent’ para acabar con ‘I Wanna Be Yours’, donde los destellos de dos bolas de cristal iluminaron todo el recinto y junto con la voz de Turner seguro que derritió el corazón de más de una.

Salieron de nuevo con un bis cargado con tres temas, no sé si el bis era el que yo esperaba, pero bueno, no se puede tener todo. Decidieron poner punto y final a su espectáculo con ‘Snap Out of It’, una dulce versión de ‘Mardy Bum’ y ‘R U Mine’. Tras hora y media de concierto Arctic Monkeys se despidieron de un público que se entregó en cada tema, y que aplaudió a los ingleses tanto como pudo, pues el concierto que acababan de ofrecer no era para menos.

Fotografías hechas por Eduard Barraguer
Elisabeth
Elisabeth

Licenciada en Humanidades y amante de todo lo que rodee el mundo audiovisual, en mi mochila siempre encontrarás una cámara, mi móvil, unos auriculares, una agenda y un boli. Lo que más me gusta es disfrutar de la música en directo y guardar las entradas de recuerdo. ¡Ah! Y los velociraptores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *