Crónica

Amen Dunes · Lauren Auder

La [2] de Apolo

24/09/2018

Por -

Con la firmeza de un proyecto que alcanza ya su cuarto trabajo, Amen Dunes aterrizaron en La [2] de Apolo el pasado 24 de septiembre para mostrar las delicadezas de un pulcro avant-rock. Venidos de Nueva York, la banda liderada por Damon McMahon presentaba su nuevo LP Freedom, en su primer y penúltimo concierto del tour en España. El día siguiente lo iban a hacer en Madrid, con su actuación en la sala Copérnico.

Previamente al concierto de los neoyorquinos, Lauren Auder, con su corta edad, se encargó de hacer entrar en la escena a los asistentes a la sala del paralelo con su enigmática poesía pop. El peculiar ambiente que se creó durante su show fue un reflejo de su propio estilo mezclando el pop barroco, el soul y la electrónica.

Llegado el turno del principal reclamo de la jornada, Amen Dunes iniciaron el concierto con una larga introducción instrumental. Esta, nos dejó en tensión durante un largo período a la espera de que algún miembro del grupo saliera al escenario. La transitante melodía de ‘Satudarah’, perteneciente al nuevo LP, sirvió como punto de partida para un concierto mayormente marcado por un sentimiento melancólico en la voz serena y pausada, seguida de progresiones melódicas muy bien acompañadas por los efectos de reverberación y “delay” en unas guitarras sencillas y directas.

No cabe duda que la identidad de Amen Dunes no tendría lugar sin su pieza clave, Danon McMahon, ejerce de líder y alma máter del grupo. Mediante una solvente presencia en el escenario, McMahon supo conectar con sus fans, a quien respondía de forma muy personal cuando éstos lo reclamaban.

Mediante una muestra de introspección musical, llamó la atención la constante actitud del frontman Danon McMahon de girarse hacia el batería, Parker Kindred, para interpretar varios de los temas, a su vez dando la espalda al público. Sin duda, una puesta en escena que no pasó desapercibida. Rompiendo también con la clásica escenografía de banda, McMahon transmitía con ello varios aspectos de su personalidad, también reflejados en los matices de su música.

En algunas de las canciones como por ejemplo ‘Dracula’, el frontman sacó unas maracas con las que daba un toque aún más vivo a esta canción capitaneada por una sencilla y directa batería, con mucho “groove”, y una voz muy presente y melódica acompañada de unos sintetizadores, consiguiendo así una melodía y ritmo ideal para bailar.

Cuando todos los integrantes del grupo abandonaron el escenario, los asistentes confiaban en la interpretación de un simple bis. No obstante, la mera aparición de Danon y el guitarra captó toda la atención al encargarse de cantar ‘Song to the Siren’ perteneciente a Cowboy Worship publicado en 2015. Cuando terminó, se podían escuchar murmullos del público comentando la bonita voz del cantante y la conmovedora escena.

El recuerdo que nos quedó del concierto es el de unas canciones enigmáticas con un toque pausado que hizo al asistente disfrutar cada segundo de su show. Su tour sigue por Estados Unidos y esperamos con impaciencia su visita de nuevo.

Judit Trota
Judit Trota

Fotógrafa y estudiante de Publicidad y Relaciones Públicas. En el Mad Cool preferí ver a Cage The Elephant que a Green Day.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *