Crónica

Núria Graham

Auditori

11/04/2015

Por -

Una vez más, el Guitar Festival Barcelona acierta con sus elecciones y nos ofrece el directo de verdaderas perlas musicales. Esto es lo que sucedía ayer con el concierto de la joven compositora y cantante de Vic, Núria Graham, que a sus 18 años demostró que podía comerse el escenario, ganarse al público y mucho más. La sala Oriol Martorell de l’Auditori de Barcelona fue el sitio escogido para dar a conocer en directo los temas de su primer álbum Bird Eyes y repasar los temas de su maqueta debut First Tracks. Un escenario bien ordenado esperando a Núria Graham con su voz y guitarra, a Jordi Casadesús en los teclados y guitarra y a Aleix Bou en la batería, dos artistas que ayudarían a redondear los temas de Graham.

Descalza y con vestido negro, Graham empezaba a tocar los primeros acordes acompañada de un seductor juego de luces, sencillo pero eficaz. Me esperaba una velada con melodías folk, atemporales, tranquilas y lineales. Me sorprendí gratamente tan sólo al escuchar el segundo tema. Núria Graham demostró no ser nada de eso. Cada una de sus canciones se mostraban distintas a las demás, demostrando así la versatilidad de la joven, un valor que particularmente aprecio en un artista. En temas como «I Worry Too Much» o «An Exception», del primer álbum, recreaba atmósferas que me recordaron por un momento a los primeros temas de The XX. Capaz de jugar con los ritmos, otros temas se mostraban más movidos, poperos y con más fuerza, temas como «As Sweet», «Christopher» o «Bad Luck». La batería y los arreglos con el piano ayudaban a crear ambientes con matices electrónicos y atmósferas algo más folk.

Todos los temas que interpretó, incluida la (acertada) versión de «Toxic» de Britney Spears y los temas que interpretó sobre el teclado (por primera vez) como «Goodbye», sonaron de una forma clara y llena de personalidad. Tan sólo en algunos temas la intensidad instrumental se pudo comer parte de la voz delicada de Graham, delicada pero no sin fuerza. Cierto es que la experiencia, como la edad, es un grado, y que a Núria Graham le queda aún tiempo por ir redondeando y puliendo sus directos así como ir encontrando su sello de identidad. A pesar de su juventud, recién empezada carrera musical y de su aparente timidez, nos ofreció un concierto con fuerza, nos mostró su versatilidad musical y calidad vocal, y a mi personalmente, me sorprendió a cada nuevo tema. Todo un reto para un artista sorprender a su público y conseguir que esté atento a la siguiente canción.

La cantante nos comunicaba de forma algo tímida que el concierto se iba acercando a su final, un final que culminó con grandes aplausos por parte del público y un par de «bises» más. El concierto se quedó algo corto a mi parecer, pero realmente muy completo y acertado musicalmente. Los temas sonaron distintos a las grabaciones, más vibrantes, enérgicos y con más personalidad. Hago una pequeña mención al simple y efectivo juego de luces y sombras encima del escenario que ayudaron a crear un ambiente casi teatral,  íntimo y original.

Núria Graham salió del Auditori con una imagen reforzada, dando pequeños pasos pero firmes hacía una muy buena dirección en el mundo musical. Después de participar como telonera en el pasado concierto de St. Vincent en nuestro país y de ir acumulando conciertos y participaciones en festivales, Núria Graham tendrá la oportunidad de dar un pequeño gran salto en su actuación en el Primavera Sound 2105. Auguramos un muy buen futuro ara la joven cantante y compositora de Vic, y una vez más, cuando algo vale la pena no dudamos en recomendaros no perderle la pista.

Júlia
Júlia

Licenciada en Humanidades y especializada en marketing digital. Apasionada de la música, de aquella que se comparte, en vivo y en directo y de la música en solitario, para la evasión y el disfrute personal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *