Crónica

Atoms For Peace

Razzmatazz

17/04/2013

Por -

El miércoles 17 de abril teníamos cita con Thom Yorke y Nigel Godrich en la sala Razzmatazz de Barcelona. Abrían puertas a las 21h, así que pensamos que ir a las 19:30h sería suficiente para hacer cola pero tampoco demasiada. Al llegar allí nos sorprendió mucho ver que sólo había unas diez personas delante de nosotros, puesto que yo creía que los superfans de Yorke llevarían horas sentados al Sol para verle. Mejor para nosotros.

A las 21h abrieron puntuales, y al entrar y ver las enormes vallas de primera fila que separaban al público del escenario, decidimos subirnos al lateral derecho para verlo todo mejor. La sala se iba llenando sin prisa pero sin pausa mientras un Baldo pinchaba ya en el escenario. Con la sala ya llena, entró el segundo de los djs, Nathan Fake. Finalmente hacia las 23h la sala enmudeció para dejar que los protagonistas de la noche entrarán en la sala. Yorke y Godrich se posicionaron detrás de la mesa y empezaron con ‘Ingenue’. Mientras empezaba la canción, ya podías ver cómo seguiría el concierto: dos amigos en el escenario han venido a pasárselo bien. Estuvieron hablando entre ellos, bromeando e incluso equivocándose. Casi no podías ver que en ese escenario se encontraba el vocalista de una de las mejores bandas del mundo, si no a alguien que quería disfrutar, bailar y tocar música sin presión alguna. Yorke no tardó mucho en salir de detrás de la mesa para acercarse a ambos lados del escenario a saludar a esos fans que enloquecían cada vez que el cantante de Radiohead se acercaba a ellos. En los primeros conciertos de Atoms for Peace Yorke apenas salía de detrás de la mesa de mezclas, pero en este concierto ya pudimos ver que él no sabe estarse quieto, y salió sempre que pudo a bailar y cantar ante todos.

Pudimos escuchar ocho temas de AMOK, entre ellos ‘Before Your Very Eyes’, ‘Dropped’, ‘Amok’ y ‘Default’, pero también sonaron algunos de los temas del disco en solitario de Thom, The Eraser: ‘Black Swan’, ‘The Eraser’, ‘Skip Divide’, ‘Atoms for Peace’ y ‘Harrowdown Hill’. Musicalmente poco puedo decir, sonaron bien, ¿pero cómo iban a sonar sino? Todo estaba hecho a base de mezclas y ordenadores, a excepción de aquellas dos o tres veces que Yorke cogió la guitarra, como por ejemplo en ‘Before your very Eyes’. En cuanto a puesta en el escenario cabe destacar las imágenes de fondo que acompañaban a la música, unas videoproyecciones hechas por Tarik Barri que encajaban a la perfección con todo aquello que iba sonando. No era nada novedoso, pero estaba hecho a medida para la música de Atoms for Peace.

Los baileoteos espasmódicos de Yorke tenían algo, no sabría como describirlo, pero había algo dentro de mí que me invitaba a bailar como él, tenía una energía contagiosa que hacía que te lo pasaras bien, que disfrutaras viendo como disfrutaba. En definitiva, te encontrabas ante un concierto donde dos personas acompañadas de imágenes, disfrutaban pinchando su música, y como si en una reunión de amigos estuvieras, te lo acababas pasando genial. Primero dudé…Pensé: Uf…dos horas viendo a dos tocando detrás de una mesa puede ser un palo… Pero estaba equivocada señores, disfruté a pesar de que el concierto en sí, no tenía demasiado.

El concierto acabó, y un par de minutos después de que los asistentes estuviésemos aplaudiendo y silbando, volvieron a entrar Godrich y Yorke. En este «bis» no escuchamos ninguno de sus temas, si no que estuvieron pinchando canciones como si fueran los djs de alguna sesión, fue algo muy raro. Era ya muy tarde, y al día siguiente trabajábamos así que desgraciadamente no pudimos ver como acabó todo, pero tampoco nos hizo falta, el buen sabor de boca se vino a casa con nosotros.

Elisabeth
Elisabeth

Licenciada en Humanidades y amante de todo lo que rodee el mundo audiovisual, en mi mochila siempre encontrarás una cámara, mi móvil, unos auriculares, una agenda y un boli. Lo que más me gusta es disfrutar de la música en directo y guardar las entradas de recuerdo. ¡Ah! Y los velociraptores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *