Crónica

Arenal Sound 2015

Sábado

01/08/2015

Por -

El festival iba tocando a su fin y las ganas de los asistentes por poder disfrutar de un gran número de actuaciones o simplemente de fiesta, se hacían muy presentes. Por otra parte estaban aquellos que inexplicablemente se quejaban de forma airada a la organización por la cancelación de todos los conciertos en el momento en el que cesó la lluvia la noche anterior. Lo primero es la seguridad de los asistentes y luego ya después vienen las ganas de diversión, por lo que nos resultaron injustificables estas actitudes. Dejando la polémica al lado, por fin pudimos disfrutar de una jornada donde no teníamos que estar pendientes del cielo. De este modo, grupos como The Kooks o The Ting Tings ofrecieron los conciertos esperados por el público.

Los encargados de abrir el escenario Ron Negrita fueron Hola a Todo el Mundo. Hacía mucho tiempo que no sabíamos nada de los madrileños y lo cierto es que los notamos un poco faltos de forma. Tampoco contribuyó que en el escenario principal las pruebas de sonido estuviesen a un elevado volumen, dificultando su actuación en algún que otro instante. Ante un escaso público, el grupo fue desgranando sus canciones con un protagonismo mayor del esperado de los sintetizadores. Un giro de sonido de cara a un nuevo trabajo que se prevé mucho más eléctrico, alejándolos de todo lo espiritual mostrado hasta el momento. Mención especial merece la dedicatoria de ‘To My Tender Love’ a todas las madres de los asistentes a su concierto.

Continuando con el transcurso habitual del festival, no dudamos en comprobar en primera persona la celebración de los 20 años de carrera de La Habitación Roja. Los valencianos se podría decir que jugaban en casa, atrayendo a un público más fiel y que superaba la media de edad presente en conciertos anteriores. Como bien indicó Jorge Martí, intentarían ajustar su setlist al orden cronológico de creación de las canciones, añadiendo de este modo un valor aún más sentimental a su directo. Lo cierto es que repasaron su discografía con creces arrancando con ‘Mi Habitación’ presente en su debut homónimo allá por 1998. Canciones repletas de crueles y al mismo tiempo dulces verdades que suscitaron en los fans tanto jóvenes como más entrados en años, ese sentimiento de ver pasar parte de su vida delante de sus ojos. Un directo que continuó en un crescendo de intensidad y emotividad hasta desembocar en temas más actuales como ‘De Cine’ o un ‘Ayer’ convertido ya en auténtico himno.

Luis_Crown_Photography-8599

Después de tantas emociones, todavía nos esperaba otro gran reencuentro con Dorian, grupo que en esta ocasión celebra su décimo aniversario. Los barceloneses se presentaron encima del escenario Desperados con un conjunto de cuerdas que embellecieron sobre todo su nuevo tema ‘Arrecife’. Y es Dorian no son un grupo destinado a muchos experimentos o florituras, ya que los momentos de auténtico despegue del directo llegaron con su derroche habitual de electropop con ‘Los Amigos que Perdí’ o ‘Paraísos Artificiales’ donde el público se entregó totalmente a la causa.

Siguiendo hacia el lado bailable, pero de una forma muy diferente, Citizens! ofrecieron un buen directo reuniendo su buen puñado de hits basados en guitarras de toques glam. Su frontman Tom Burke aportó esa pequeña dosis de carisma que de vez en cuando necesitaba el directo, haciendo que su actuación no estuviese vendida únicamente a las hipnóticas líneas de sus guitarras. No faltaron temas tan aclamados como ‘Light It Up’ o ese ‘Reptile’ que tanto enganchó a los fans como a los que desconocían quién era el grupo que estaba encima del escenario.

Uno de los platos fuertes de la noche sin lugar a dudas fueron The Kooks. Podemos decir que a los británicos ya se les ha pasado su gran momento en cuanto a inspiración compositiva, pero lo cierto es que en festivales de un perfil como el Arenal Sound, su directo siempre funciona a las mil maravillas. Regresando al festival tras su paso en el 2013, poco nuevo tenían que presentarnos en cuanto a discografía, ya que en su anterior ocasión también dejaron caer varias canciones de su inminente disco Listen que vería la luz un año después. Los chicos mimados de Brighton no faltaron a su cita con canciones tan archiconocidas como ‘Naïve’, ‘Ooh La’ o ‘She Moves in Her Own Way’. Lo curioso del caso es que canciones tan reguleras y fuera de su estilo de comodidad como puede ser ‘Down’, también funcionaron por lo que podemos decir que se llevaron a la gente de calle. Interesante reflexión la que se nos plantea en el hecho de que un grupo siga viviendo de sus rentas y sea uno de los grandes reclamos en un festival en pleno 2015.

Luis_Crown_Photography-0675

Si el año pasado un grupo de jovencitos llamados Circa Waves reventaron el escenario Negrita, la apuesta del Arenal Sound por un grupo revelación británico que se supone que dará mucho que hablar, quedó muy floja. Sunset Sons son el enésimo grupo que intenta emular a los Arctic Monkeys más comerciales y se quedan en unos Razorlight vitoreados por la NME. No todo lo que es bien recibido por la prensa británica tiene que tener cabida en las programaciones de por aquí cerca. Incluso no dudaron en versionar el ‘Sticks ‘N’ Stones’ de Jamie T para sentirse como en casa.

Llega un momento en la noche en la que a la gran mayoría de asistentes les da lo mismo bailar cualquier tipo de derivación electrónica por machacona que sea como de moverse al ritmo de The Ting Tings. Directo que se asemejo más bien a eso, a electrónica machacona. Los británicos son otro de esos grupos que no pasa por sus mejores momentos. En el Arenal apostaron por combinar su como de hits con las canciones más pasadas al ambiente disco de su último trabajo como fue el caso de ‘Wrong Club’. De este modo, no era necesario ni disimular la mesa de ritmos situada en el centro del escenario y donde podíamos observar momentos que parecían salidos de la Pachá. Si antes Katie White lo daba todo en el escenario, ahora se dedica a levantar los brazos al ritmo de bases pregrabadas. Lo mejor seguramente fue la recuperación de su gran hit ‘That’s no My Name’ ya que ‘Hands’ quedó totalmente desdibujada. A partir de aquí, los ritmos nocturnos no acabaron de seducirnos de modo que decidimos guardar fuerzas para el último día del festival.

Luis_Crown_Photography-1902

Fotografías: Luis Crown

Noé R. Rivas

Estudiando teleco y escribiendo sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *