Crónica

Arenal Sound 2015

Jueves

30/07/2015

Por -

La edición del Arenal Sound del presente 2015 será recordada pasada por agua y con un sabor bastante agridulce, ya no solo por los más que destacados problemas ocasionados en los campings sino por la imposibilidad de llevar a cabo conciertos de algunas de las bandas más atractivas del cartel como The Hives. Sin embargo, vamos a intentar reflejar todo lo bueno que podemos salvar de la presente edición del festival con conciertos destacados como los ofrecidos por extremos que van desde Nacho Vegas a Mika.

Nuestra jornada del jueves comenzó con la accidentada actuación de Jero Romero. Decimos lo de accidentada porque el ex Sunday Drivers no pudo terminar su actuación a causa de la primera tromba de agua de la tarde. Sin embargo, en lo breve que se nos hizo su actuación, pudimos comprobar lo bien que se desenvuelve el toledano con su banda en la reducida parcela de escenario que siempre ocupan. Canciones como ‘Devolverte’ sonaron en un tono conmovedoras bajo un cielo grisáceo, con una buena oleada de fans coreándolas en las primeras filas. Mención especial mereció la labor de Charlie Bautista quién en ocasiones cambió su guitarra por una percusión extra dotando a canciones como ‘Nadie te ha Tocado’ de una mayor intensidad.

Tras el gran arco iris que se produjo justo en el momento en el que Jero Romero y los suyos tenían que haber terminado su actuación, La Pegatina salían al escenario Desesperados con su verbena habitual, repetida hasta la extenuación en todas las edición menos unas del festival. Lo cierto es que consiguieron congregar la mayor masa de público del jueves, a base de montar una gran fiesta como las que podemos vivir en los pueblos. A lo largo de su setlist reconocimos una versión del ‘A-Punk’ de Vampire Weekend que desconcertó a propios y extraños.

Luis_Crown_Photography-0675

Mientras intuíamos que una segunda y mayor tormenta llegaría no en mucho tiempo, Delafé y Las Flores Azules desplegaban su mezcla de hip-hop y bailes sobre polvos de talco a la que nos tienen acostumbrados. Sin nuevo disco que presentarnos, su actuación bajo una lluvia intermitente se basó en un recorrido por los temas más coreados de su discografía, recuperando canciones tan agradecidas como ‘La Fuerza’, bonito momento en el que Helena y Óscar se intercambiaban el protagonismo vocal. Temas más recientes de su último trabajo también fueron bastante celebrados por parte del público como es el caso de ‘Qué Sentido Tendría’, donde la voz original del tema a cargo de Nacho Vegas, corrió a cargo de Helena. Entre la algarabía propia de sus directos, el directo fue cerrándose poco a poco, interpretándonos también la bonita ‘Cielo’ en la que explotaron todas sus virtudes.

Mientras seguíamos mirando al cielo, con una lluvia intermitente, La Roux hacía acto de presencia en el escenario principal. Una puesta en escena elegante donde la extravagante Elly Jackson mostraba sus dotes para moverse en un escenario como si se tratase de una gran estrella de glam-rock. Un concierto plácido, sin sobresaltos, donde nos enseñó como su nuevo trabajo Trouble in Paradise, contiene un tono quizás menos bailable pero más disfrutable y variado. Este fue el caso de ‘Sexotheque’ donde una Elly con micrófono en mano elevaba la vista y comprobaba el más bien escaso público. Como era de esperar, el final llegó con ‘Bulletproof’ y una pequeña locura desatada.

Luis_Crown_Photography-1711

Por su parte, los irlandeses Delorentos hicieron las delicias de los fans en el escenario Negrita. Con la portada de su último trabajo Night Becomes Light el fondo del escenario, el grupo comenzó a animar a su fiel público situado en las primeras filas. Se nota que las múltiples giras de estos muchachos han calado hondo en una considerable parte del público, pudiéndolo corroborar en canciones como ‘Sanctuary’. Melodías agradables, con cierto aroma a brit pop y un empuje suficiente como para conseguir uno de esos conciertos festivaleros que se disfrutan mucho.

A partir de aquí poco más podemos contar de esta primera jornada del festival, ya que mientras Rudimental encaraban algo más de la mitad de su concierto basándose en un colorido espectáculo y gran despliegue de medios, sobre todo en canciones como ‘Not Giving’, la gran tormenta cayó sobre el recinto del festival, ocasionando la suspensión del concierto y a la postre la cancelación del resto de actuaciones que quedaban a lo largo de la noche, incluyendo a John Newman como cabeza de cartel o unos We Have Band que se presentaban bastante interesantes. La fuerte lluvia anegó gran parte del recinto, siendo muy frecuentes grandes charcos y la completa inutilización de la zona de prensa. En el camping también se estaban viviendo momentos muy difíciles ya que muchas de las tiendas y objetos de los campistas estaban encharcados. Una noche difícil en la que nos tuvimos que refugiar como pudimos en nuestra tienda de campaña situada en una zona bastante afortunada y esperar a que pasase lo peor.

Fotografías: Luis Crown

Noé R. Rivas

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *