Conociendo a

Sorry Kate

Por -

Los madrileños Sorry Kate son una de esas bandas que el panorama nacional nos ofrece una vez cada mucho tiempo. Su debut LP debut publicado en marzo de este mismo año a través de Foehn Records, es uno de esos discos donde parece que el universo en el que ha sido creado dista mucho al que nos encontramos ahora mismo.  Abstrayéndose de todo tipo de tendencias y modas, Sorry Kate moldean a través de Haven Hood unas canciones mutantes que parten siempre de una ambiente donde las tensiones y lo apacible se intercambian constantemente. Sin embargo, no podemos etiquetar el trabajo de ambiental, ya que nos quedaríamos muy cortos a la hora de dar cabida a todas las atmósferas que nos encontramos. El uso de multitud de técnicas e instrumentos no se apelmaza ni satura, sino que consigue crear una perfecta historia donde cada parte juega un elemento crucial.

Desde la inicial ‘Playground’, vamos a tener muy presenta la capacidad del grupo para lograr un estado de evasión, consiguiendo la combinación perfecta entre sonidos tan orgánicos como electrónicos. Desde la tranquilidad inicial hasta la espiral percusiva en la que se adentra el tema en su final, todo suena espontáneo y con una gran capacidad de impresionar al oyente. Siguiendo por aquellos derroteros con los que Oso Leone nos maravillaron allá por 2011, donde los ritmos parece que titubean y las guitarras salen de la nada, ‘Is It Ok For Me To Be Me?’ juega el papel de tema perfecto para generar tanto desconcierto como asombro. Un gran espíritu experimental que se plasmará más de lleno en ‘Slave Mistake’, el tercer corte del trabajo. Sin embargo, no todo va a ser un camino de rosas para el oyente donde los continuos cambios se van a amoldar a la perfección al oído, sino que a medida que avanza el trabajo el grupo nos propone mayores retos.

Adentrándonos de lleno en un caos sonoro en el que las piezas encajarán a medida que avance el tiempo, ‘Ceased Haze’ vuelve a difuminar otra vez más cualquier frontera entre etiquetas, para pasar de una contundencia casi esquizofrénica a un intervalo prácticamente de hipnosis. Más de este aparente estado de profunda concentración nos encontramos en ‘Trust Visits Napoleon’, donde una vez más el grupo juega con las sensaciones que su música produce en el oyente haciendo un buen uso del aparataje electrónico sobre lo plácido de la melodía. Aunque si atendemos de verdad a todo lo que este disco es capaz  de despertar en nosotros, nos debemos centrar de lleno en temas como ‘LoBueno se termina’ donde todo gira muy deprisa a la par de hacer relucir al máximo el tropicalismo de grupos como The Ruby Suns. No podemos cerrar la reseña sin comentar ‘Playing Dead Vhs’ donde en este caso, la película tiene todos los finales que quieras imaginarte.

Noé R. Rivas

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *