Conociendo a

Penny Necklace

Por -

Los conceptos y apartados promocionales que rodean a un trabajo siempre resultan de lo más determinantes a la hora de que las composiciones encerradas en él adquieran aún mayor significado. Esto es lo que ocurre con el nuevo trabajo de Penny Necklace. La banda afincada en Madrid, liderada por la carismática Odette, ha decidido que la mejor forma de dar a conocer su nuevo trabajo sea a través de tres entregas. Tres partes cohesionadas pero al mismo tiempo bien diferenciadas que surgen entorno a diversos conceptos relacionados con detalles vitales muy bien apegados al plano sentimental. La primera entrega de las tres ya mencionadas, la conocimos hace unas semanas, encontrándonos en Cálido EP tres temas que hacen alusión a tres colores como son el amarillo, rosa y rojo. Una paleta con la que dibujar tres canciones que se mueven por unas inquietudes que en muchas canciones trascienden del plano personal.

A lo largo de estas tres composiciones, Odette ha continuado con la senda en castellano abierta en Este es el Disco de Penny Necklace, encontrando una forma de expresión mucho más directa que en su etapa anglosajona. La evolución sonora mostrada podríamos decir que se presupone lo más natural posible, ya que las conexiones electrónicas que aparecían en su anterior trabajo se ven reforzadas hacia un apartado en el que ya no solo entran de lleno en forma de arreglos. Por ello, las bases pregrabadas suenan en buena parte del trabajo de la forma más orgánica posible, alcanzando ese punto ideal con el que las frases más cortantes adquieren un énfasis mayor. Una viveza lograda de una forma un tanto aguerrida, disparando de lleno pensamientos interiores para sumergirse en tres estados de ánimo diferentes que combinan a la perfección con los colores encerrados en el EP. Aprovechando lo reciente del lanzamiento, aprovechamos para preguntarle a la propia Odette por muchas más cosas de su nueva referencia.

Lo primero de todo es preguntarte cómo surge la idea de dividir tu nuevo LP en tres EPs bien diferenciados.

Hace un año el proyecto se sumió en la sombra. Encontré la luz  creando y desmigando mi cabeza para purgar el fondo. Apareció la sinestesia en mi vida como un súper poder y mi interés por el color y la interconexión de los sentidos se agudizó hasta el punto que empapelé mi habitación con un esquema gigantesco de ideas, palabras, fotos, formas, colores e interconexión entre ellos. Ese caos sin sentido me estaba ahogando y decidí resolver esta complejidad hasta lo más simple, lo básico. En ese momento llegué a 9 colores, agrupados en familias de 3, de una forma propia de ese momento. Quise ser fiel al proceso y decidí  sacarlo en esas tres mismas partes: #Cálidos #Fríos y #Neutros, formando un todo terapéutico.

¿Tienes la sensación que esta forma de promoción del trabajo, dividiéndolo entre apartados, resulta fundamental para obtener una mayor repercusión mediática?

Los medios son el medio, no el objetivo. Hacer las cosas como te surgen, con un criterio propio y con un sentido personal aporta más valor a la hora de diferenciarse. Seguir los cánones de lo que parece que ha funcionado es seguir la estela y seguramente llegar tarde. No se si esta decisión es mejor o peor para que hablen más o menos de Penny Necklace, pero lo que está claro es que a mí me funciona y forma parte propia de la obra y del proceso creativo bajo mi criterio. El resultado es incontrolable.

El concepto del color es algo que me llama mucho la atención. ¿Has intentado relacionar diferentes estados anímicos y personales con las sensaciones que sugieren diferentes colores?

El color me facilitaba etiquetar las cosas de forma subjetiva emulando sensaciones pero sin imponerlas. Gran parte de este estudio radicaba en la visión del oyente y su propia percepción. El diálogo que surge a raíz de cada corte y la interconexión desde la experiencia o el subconsciente es muy interesante y está sujeto a la experiencia personal, la cultura y la memoria. Estas canciones son estos colores para mí y así las presento, aunque me gusta mucho saber que son para los demás e incluso animar a la gente a nombrar las canciones antes de saber cuál es cual, como parte del juego.

Debido a que el apartado del color es algo puramente visual, ¿tienes en mente algún proyecto audiovisual relacionado con tu nuevo trabajo más allá del interesante diseño de tu web? 

Este disco en realidad no es un disco sino más bien un ejercicio de introspección cromático audiovisual, sonoro, gráfico y estereoscópico en muchos campos, esférico, que da forma un manifiesto  que sirve como simplificación del caos al rededor del número 3 que tiene un gran significado para mi ahora mismo. De alguna forma un gran espectro de ideas de sonido, lírica, forma y color, han ido limpiándose y encajando según un criterio personal y abstracto donde desmenuzar y reordenar un momento. De ese ejercicio he llegado al origen de 9 objetos simples en colores primarios unidos en 3 familias por la conexión de sus peculiaridades que los agrupa según una forma, sonoridad, brillo, tempo o longitud de onda de forma autónoma y grupal. Una red de pensamientos caóticos usando el color como cuadrícula.

Las letras mostradas en este primer EP son muy directas, como si quisieras quitarte una carga de encima. ¿Tienes la sensación de que has logrado las letras más incisivas y terapéuticas de tu carrera?

Me siento más cómoda con palabras claras y frases limpias. El esfuerzo que hago por simplificar y encontrar la esencia lógica que desata un comportamiento o un sentimiento, muchas veces se ve reflejado en muy pocas palabras, apenas una frase que repetida como un mantra resulta curativa. La capacidad de emocionar a otro y buscar esa empatía sensitiva es lo más.

Algo bastante interesante en el apartado lírico, es esa sensación de intentar llegar a algo más bien abstracto a partir de frases concretas y repetitivas, como ocurre cuando pronuncias varias veces “Gracias por Nada”. ¿Crees que hasta llegado a este aspecto de una forma inconsciente?

Justo eso mismo, “gracias por nada” o “El futuro depende de hoy” son mensajes grabados a fuego en mi cabeza cuando estaba rumiando estas canciones. El empuje, la frustración, la pasión y hasta la angustia están presentes en cada uno de los movimientos de este disco y tienen una frase propia. La repetición ejerce una presión. Interiorizando y cambiando de tono cada vez que se repite, la frase llega a pasar por varios estados distintos y cubrir un amplio espectro de esa sensación. Meditación e introspección expuesta en definitiva.

La parte electrónica del trabajo es otro elemento interesante. Nunca habías recurrido a un aparataje electrónico tan claro como ahora. ¿Cómo decidiste enriquecer tus composiciones con estos elementos?

En realidad sí que hay pinceladas de arpegiadores, ritmos electrónicos y ejércitos interminables de sintes ya en nuestro anterior trabajo “Este es el disco-fanzine de Penny Necklace” (2015) suscitado por las herramientas que manejo para componer y maquetar los temas. Este trabajo lo veo como un pasito más en esa misma dirección que enfilamos hace 2 años como banda y que ahora defiendo yo sola. Ese momento fue un punto y aparte dejando atrás el folk, ukeleles y el inglés, básicamente impulsado por las inquietudes y el aprendizaje que en estos años tira más de estos puntos más digitales con amor orgánico o sonidos naturales con concepción electrónica. Esa es la mezcla que me pone surgida seguramente por las herramientas de las que te hablaba antes que son mis mejores amigos en este proyecto: el iPad y una guitarra acústica.

Continuando un poco más con el apartado electrónico, ¿la estructura de las canciones surge un poco relacionada con este apartado o más bien es una incorporación más relacionada con los arreglos?

El proceso creativo resulta difícil de organizar y, aunque bien si es cierto que hay comienzos en común, cada canción evoluciona de forma distinta e incluso es revisada y recompuesta o remezclada con otra idea hasta que la cierro temporalmente empujada por la fecha de grabación autoimpuesta. La canción sigue fluyendo de puertas para dentro y no para de crecer aun así. La estructura puede ser generada a través de la letra, de los arreglos, de la dinámica o incluso de un error en edición del que surge algo inesperado que te flipa. Hay canciones que salen de principio a fin y tienen un recorrido limpio y otras que en base a una estrofa y un estribillo se va revolucionando con partes nuevas a veces buscando mecerte hasta el final y otras, poco previsibles y sorprendentes, hacen más difícil la primera escucha pero son el germen del amor eterno. Tendríamos que haber largo y tendido de cada color para desmenuzar su propio proceso, y eso mejor delante de una caña.

 

Noé R. Rivas

Estudiando teleco y escribiendo sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *