Conociendo a

Oscar

Por -

No tenemos ningún tipo de dudas que el proyecto de Oscar Scheller es la novedad más interesante que nos hemos encontrado en las Islas Británicas a lo largo de este año. Una visión apasionada por los primeros Magnetic Fields para tomar su esencia, distorsionarla y recubrirla por una capa de sonidos analógicos. Un pop muy poco al uso ligado perfectamente a los recursos Lo-Fi para que la propuesta quede atrapada en tu luminosa habitación en plena mañana de domingo. Oscar parece haber dado con la tecla perfecta de cómo narrar la historia, que esta suene con la perspicacia juvenil adecuada y que al mismo tiempo sus pasos suenen con la fuerza perfecta. El triunfo de los modernos softwares de sonido para lograr que todo parezca girar en torno a los secuenciadores analógicos.

Las primeras andanzas de Oscar se encuentran en su soundcloud, en forma de canciones sueltas que han ido confirmando su buen gusto por las melodías de lo que hoy en día se conoce como el bedroom pop. Sus primeras canciones como ‘I Don’t Care’ nos revelaban el lado agónico y tenebroso de los primeros Strokes, para enredarlo con guitarras con mucha pastilla y convulsiones directas que brotan de los sonidos industriales más crudos. Un resultado que nos atraía a partir de lo naïf de su propuesta y el carácter mutante de cada tema. En otras canciones como ‘Duffel Coat’, Oscar prefiere apostar por algo más luminoso e ingenuo, encarando directamente las señas de identidad del pop más escocés.

1374183_675302835813185_433873492_n

Su primera referencia de gran envergadura llegó con 146b (el nombre con el que bautizó al estudio que se montó en su habitación), su primer EP editado en Brown Rice, un pequeño sello londinense. Un conjunto de cuatro canciones en los que los estribillos tomaban un mayor protagonismo sin renunciar a las muchas y buenas señas de identidad que nos había brindado a lo largo de lo que ya conocíamos. El inicio discográfico se había producido de la forma más apasionante posible, sin ocultarnos para nada su vocación de art pop introduciendo frescura por todos los sitios. Canciones de guitarras bastante crudas como en ‘Heartache’ que nos dejan entrever como el espíritu DIY adquiere total significado. Por otra parte, en este EP aparece lo que podemos considerar como la canción con más vocación de single del británico. Estamos hablando de ‘Sometimes’, un tema vibrante que se extiende por los territorios del synth pop más neutro y la tenacidad de Built to Spill.

En los últimos meses su actividad no ha cesado, descubriéndonos algún que otro tema nuevo donde sigue explorando los límites de su producción. Nuevas bases rítmicas y texturas de teclados sorprendentes como es el caso de ‘Be Good’. La última canción que hemos conocido de él hasta el momento lleva por título ‘Kitchen Song’ y sigue en la buena senda adictiva de su EP. Oscar tiene un brillante futuro por delante para seguir moviéndose por esa tan especial línea pop que él mismo ha labrado. Queda ver como se desenvuelve en directo, pero está claro que hay algo muy grande en sus canciones.

Noé R. Rivas

Estudiando teleco y escribiendo sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *