Conociendo a

Goddam Nobody

Por -

Nos hace especial ilusión presentaros a este joven proyecto marcado por nuestra nostalgia hacia el pop distorsionado de los 60. El artista que os ofrecemos a continuación hace llamarse Goddam Nobody, aunque quién se encuentra detrás de ese nombre no es más que el británico Matthew Robert Oliver natural de la ciudad costera deFalmouth. En su música podemos encontrar influencias de las melodías revitalizantes de grupos de los 60 como The Animals o The Yardbirds pasadas por un filtro de distorsión muy Lo-Fi que le proporciona un toque realmente adictivo.

A pesar de la poca información que tenemos sobre el músico, Goddam Nobody nos ha ganado desde ya con su primer EP Cut and Paste to Waste. En él se incluye la canción que le da título al EP y que precisamente ha sido recogida en el recopilatorio The Pizza Club 2014 del sello británico Art is Hard. Como podéis escuchar abajo, intuimos que la grabación de los temas se ha llevado a cabo de una forma bastante casera, sin embargo eso no empaña la calidad de conseguir canciones realmente brillantes que nos hace creer en un futuro esperanzador para el músico.

Lo suyo son las guitarras sucias, las melodías atrapadas de una generación y el espíritu de un verano eterno. Solo basta con escuchar el primer tema del EP para darnos cuenta de la inmediatez de sus melodías. Muchos decibelios para describir el sonido que frena el paso del tiempo y te atrapa en tus mejores años. Tampoco tiene desperdicio el segundo tema ‘Too Scared’ en el que recogen guitarras de rock más convencional encerradas en ese torrente de distorsiones que tan bien practican bandas como The Raveonettes.

Avanzando en el EP descubrimos aún más buenos temas. ‘Tell me Something I don’t Know’, el tercer corte, guarda la tranquilidad de una tarde calurosa en la mejor compañía. El encanto de los riffs pegajosos que vienen y van, mezclado de nuevo con mucho ruido. Llegando al final, tenemos ‘Make Belive’, donde aparecen ecos de ese death-pop del que tanto os estamos hablando últimamente con bandas como Jackson Scott o Pill Friends. El cierre, como no podría ser de otro modo, lo marca otro gran tema como ‘Spiralled’. Un tema de inicio acústico para desembocar en una pieza con rabia de fondo unida a una melodía exultantemente juvenil.

Siempre nos encanta encontrar bandas que basen su música en los estribillos fuzz y distorsiones algo incontroladas de sus guitarras. En este caso Goddam Nobody se ajusta perfectamente al patrón descrito de modo que no podemos hacer otra cosa que hablar bien de él. Como solemos decir siempre es esta vida, el talento se tiene o no se tiene. Matthew Robert Oliver lo tiene y estamos seguros de que dentro de muy poco lo veremos haciendo cosas de mayor embergadura.

Foto a cargo de Anne Butler
Noé R. Rivas

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *