Conociendo a

Y La Bamba

Por -

Luz Elena Mendoza es una artista afincada en Portland aunque de origen mexicano, liderando el interesante proyecto Y La Bamba. Con una carrera de lo más dilatada que supera ya la decena, parece que poco a poco ha ido alcanzando cada vez cotas más altas, haciendo que su proyecto tenga el largo alcance que se merece. Desde unos inicios donde basaba su propuesta en un formato de canción folk con buen gusto por los ambientes Lo-Fi hasta lograr una gran complejidad dentro de un pop sintético de lo más expansivo, toda una transformación progresiva y coherente donde su particular impronta sonora ha estado siempre de lo más marcada. El hecho de contar con un sonido de guitarras que no resulta en ningún momento completamente definido juega a su favor a la hora de expandir su espectro de posibilidades, pudiendo transitar desde ambientes de lo más fatasmagóricos hasta una concepción actualizada propia de las grandes cantautoras clásicas latinoamericanas. Por todo ello cada uno de sus discos supone un auténtico viaje hacia una libertad artística de lo más fascinante, logrando que sus raíces latinas estén de lo más presentes a la par de experimentar con un mundo de sonidos más ambiguos e inquietantes.

Con 5 LPs publicados hasta la fecha, Luz Elena siempre ha logrado que ninguno de sus trabajos se parezca al anterior. A través de su debut Alida St publicado en 2008 nos dejó con una visión ciertamente folclórica donde destacaban sobremanera sus cualidades vocales, moviéndose en un espectro que se puede comparar con artistas como Josephine Foster. Los paisajes introducidos en sus temas eran capaces de fijar emociones de corte nostálgico, todo ello a través de un carácter acústico donde el silencio no tenía cabida en ningún momento. Tras este esperanzador debut, su segundo LP no se hizo esperar, llegando en 2010 Lupon. En esta nueva entrega la artista apostó de lleno por acercarse más de lleno a la canción americana más ligera, incorporando para ello una banda al completo a su propuesta. Apreciándose de una forma más clara un cierto componente espiritual en temas como ‘Crocodile Eyes’, la artista reflejaba de esta forma su gran versatilidad a la hora de dotar a unas canciones con claro corazón minimalista de un sinfín de efecto de lo más reconfortantes.

Continuando con su progresión, su entrega posterior fue el interesante Court the Storm, un disco donde apostó de lleno por reforzar el lado más transfronterizo de sus temas, logrando unas percusiones llenas de vida a la par de reforzar un canto de lo más liberador. A través de un carácter más aguerrido y enfadado, composiciones como ‘Moral Panic’ reflejaban un lado de lo más luchador y comprometido, todo ello sin renunciar a estrofas de lo más poéticas. Por todo ello se puede decir que este fue el trabajo más rupturista de la artista hasta la fecha, dando un salto aún mayor del mostrado anteriormente. Continuando esta marcada tendencia por sacar a relucir sentimientos más vigorosos, Ojos Del Sol continuó sacando a la luz la tremenda capacidad de la artista para que lo popular y lo que contiene un cierto grado de experimentación en el apartado de arreglos siguiese creciendo. Quizás esta referencia se pueda considerar como la más integradora mostrada hasta la fecha, logrando que seamos conscientes de todos los pasos andados a lo largo de estos años.

Llegando hasta la actualidad nos encontramos con Mujeres, el disco donde la artista se ha lanzado prácticamente al vacío con un resultado de lo más acertado. En esta nueva referencia los horizontes y el bagaje musical mostrado hasta el momento parecen haberse difuminado más que nunca, logrando un LP donde tienen cabida desde pasajes dream pop con ciertas similitudes a artistas como Hope Sandoval hasta un exotismo perfectamente medido como refleja en canciones del corte a ‘Boca Llena’. A través de unas letras que por momentos se aventuran hacia lo profético y amenazante, este conjunto de canciones destaca por un dinamismo de lo más cambiante y momentos de lo más intensos como los mostrados en temas del estilo al que da título al disco. En definitiva, una muestra de cómo reinventarse una vez más, mostrando un abanico de posibilidades que en ningún momento muestra signos de agotamiento, sino más bien nos deja con la intriga acerca de hacia dónde dirigirá sus próximas composiciones.

Noé R. Rivas

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *