Conociendo a

Wych Elm

Por -

Wych Elm son un cuarteto de Bristol integrado por Caitlin Elliman, Jack Hitchins, James Brocklesby y Joe Frost. Surgiendo en 2017 como un grupo de amigos con intereses musicales similares, la banda ha sabido forjar en estos tres años una personalidad muy marcada alrededor de los sonidos noise rock más afilados donde echan mano a influencias como el grunge, todo ello evidenciando una estética muy definida y relacionada con la literatura y cine donde el misterio, las desapariciones o lo asesinatos están presentes. Sin ir más lejos Caitlin, la líder de la banda, confesó que siempre ha estado obsesionada con la muerte, siendo las canciones un reflejo de ello, aunque si bien es cierto, siempre resultan muy abiertas a interpretaciones y múltiples lecturas.

Encontrándonos con los primeros dos temas de la formación en 2017, nos vamos a dar cuenta de como los sonidos del grupo bucean en un contexto de moverse entre la falsa calma y los momentos más turbulentos, todo ello echando mano de historias donde la sangre está presente como es el caso de ‘School Shooter’. A través de una forma distendida y sin ningún dramatismo nos encontramos ante escenas de cine de terror, apuntillando todo con frases como “You can blame my computer games, but you know it’s just the human race”. Por su parte, la otra canción contenida en este primer doble single lleva por título ‘Bag of Worms’, mostrando como sus guitarras siempre se encuentran al acecho a la hora de crear ambientes donde el ruido resulta bastante manso.

Afirmando como en sus canciones buscan tratar la temática de la muerte sin que sea ningún tipo de tabú, no dudan incluir en sus temas ciertas personas que han protagonizado páginas negras en los diarios como es el caso de la asesina Susan Smith en la canción del mismo nombre. Llamando la atención la forma en la que su lenguaje resulta de lo más directo, siempre buscan aderezarlo todo a través de un sonido sólido pero que al mismo tiempo pueda dejar espacio a momentos más evasivos, relacionados con lo atmosférico de sus guitarras. Este tema es una buena muestra de todo lo presente en su primer EP Rat Blanket, publicado el año pasado a través de Post Mortem Records.

En la referencia más importante lograda hasta la fecha, el cuarteto nos demuestra como son capaces no solo de llamar la atención por sus historias, sino también por lo desafiante de su sonido, mostrando de lleno ese compromiso a la hora de que su música suene cruda y al mismo tiempo desasosegada. Las canciones de este EP que vio la luz en 2019, fueron escritas principalmente cuando Caitlin tenía 16 ó 17 años y se recuperaba de una cirugía cardiaca. Un año después fueron tomando poco a poco forma, siendo grabadas al lado de Dom Mitchison quién ya había producido a bandas importantes en la escena de la ciudad como Heavy Lungs y Lice.

Perdiendo poco a poco la etiqueta de los últimos jóvenes en llegar al circuito musical de la ciudad, los diferentes directos se empezaron a suceder, viendo como su proyección a finales del 2019 se incrementaba totalmente. Siendo conscientes de como su música conecta muy bien con la herencia noventera musical de ciudades como Seattle, la banda reflejó a las mil maravillas sus intereses e influencias en su mencionado primer EP, encontrándonos ante temas como ‘Woman’ y una visión del dolor y la depresión una vez más desde la parte más atormentada del asunto. Sin embargo llama la atención la forma en la que el grupo suaviza en la mayoría de ocasiones su sonido como es el caso de ‘Greasy Fringe’, demostrándonos como ante todo persiguen crear unos contextos muy propicios para darle vida a sus temas y lograr que todo lo encerrado en ellos permanezca por una buena temporada en nuestra cabeza.

Noé R. Rivas

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *