Conociendo a

Wind Atlas

Por -

Desde tierras catalanas presentamos a Wind Atlas, un grupo surgido en el 2012 que cuenta en su haber con cuatro LPs, pasando por diferentes cambios en lo que a miembros del grupo y etapas sonoras se refiere. 

La formación principal dio forma a Wind Atlas con Andrea Pérez y Sergi Alejandre en 2012, publicando su primer EP titulado Fen Fire – Ophelia – Immost Eye donde ya podíamos intuir cuál sería el estilo musical de la formación. De hecho, el tema ‘Ophelia’ es uno de los más escuchados y en el que se puede comprobar el alto entendimiento existente entre Andrea y Sergi. Al año siguiente publicarían su primer LP The Not Found (Boston Pizza, 2013), aunque esta vez sería en forma de cuarteto ya que se sumaron a la formación Iván Montero a la guitarra y Raúl Pérez a la batería.

Entre 2013 y 2015 Wind Atlas se preparan para publicar su segundo LP a través de dos colaboraciones en recopilatorios como el Cønjuntø Vacíø #1 o Mar y Montaña en los que nuevamente se incorpora un nuevo miembro a la formación,  Raúl Q. de Orte, añadiendo de este modo su toque en los sintetizadores y percusiones. Ya con esta formación publican su segundo disco Lingua Ignota en el que Wild Atlas empiezan a buscar un nuevo sonido yendo hacia un estilo más folk industrial tal y como puede verse en ‘The Sun Rises’ o ‘Hylé’.

En el 2018 llega su tercer LP Endible Body, reflejando como sus composiciones resultan de lo más cortantes en todo momento. Jugando con fuertes simbolismos que apelan a la oscuridad, cruces, aguas turbias y el dualismo luces y sombras, nos encontramos como refuerzan su sonido con un cierto carácter medieval y desafiante. Toda una demostración de cómo las piezas del rompecabezas encajan de nuevo a la perfección logrando un resultado de lo más provocativo.

Acercándonos a la actualidad, en este 2020 hemos podido disfrutar de su más reciente LP hasta la fecha, llevando por título Arche-Fossil. En él dibujan nuevos escenarios relacionados con la conexión entre las personas y la realidad, lanzándose en esta ocasión a por matices sintéticos más definidos que en ciertos momentos apuntan hacia la cold wave. Una bonita forma de reinventarse permaneciendo fieles a sus señas de identidad donde el frío y lo distante siempre están presentes.

Ramiro Cáceres

Humanista que habla sobre música cuando puede. Eminem y RHCP mis referentes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *