Conociendo a

Toledo

Por -

En multitud de ocasiones resulta de lo más difícil abrazar la calidez de los sonidos propios de la americana al mismo tiempo que tratas de guiarte por las melodías más asociadas al slowcore. Una tarea que en multitud de casos conduce hacia una especie de folk anodino que aunque incluya mucho mensaje acaba cayendo en lo insulso. Este no es el caso de Toledo, sino todo lo contrario. La banda formada por Daniel Alvarez de Toledo ay Jordan Dunn-Pilz son el perfecto ejemplo de reflejar todas sus influencias de una forma clara pero sin caer en el copia y pega. A lo largo de esos cuatro años nos han ido dejando con unos cuantos singles con los que sentir muy de cerca esa fina línea entre la consciencia y el sueño, todo ello sin despegarse de las acciones más sencillas donde lo contemplativo lo es todo. A lo largo del camino hemos ido comprobando como el vestir sus canciones más allá de lo puramente acústico les ha ido dando buenos resultados, encontrando una expresión de lo más sencilla pero en todo momento preciosista. Así es como sus primeros singles ‘Too Close to the Sun y ‘Then the Morning’ estaban bañados por ese halo de fina luz que nos acompaña en el despertar, algo así como el empezar un día teniendo que afrontar todo lo cotidiano de la forma más serena posible. Todo esto nos podría llevar a figuras como Damien Rice, siendo conscientes de que lo de Toledo gira más bien hacia un lado mucho más dinámico.

Si continuamos avanzando en el tiempo, poco a poco vamos a ver como el grupo sabe encontrar el más mínimo resquicio de esperanza en canciones que de por sí lucen desoladoras. Este es el caso de ‘King of Spain’, uno de esos temas casi susurrantes que se va abriendo camino entre anhelos, tomando poco a poco aliento para acabar aferrado a sonidos propiamente sureños. Sin cesar en el goteo constante de singles, el grupo poco a poco se ha ido atreviendo con más detalles en sus temas, intentando eliminar las limitaciones asociadas a ser tan solo dos en la banda. Buen ejemplo de ello aparece en ‘Crane Song’, una canción que comienza con esa moderada sonrisa que Patrick Watson siempre logra imprimir en sus canciones, adentrándose poco a poco en un ambiente de lo más solemne donde cada detalle marca el porvenir del tema. Sin embargo esta canción todavía no había supuesto el momento cumbre de su joven carrera, ya que hace unos meses nos entregaron ‘Hot Stuff’, una pieza que sin lugar a dudas marca un nuevo camino en el grupo, moviéndose entre las coordenadas de Kings of Convenience y Hovdy. Una combinación fascinante con la que esperar ansiosos sus siguientes pasos.

Noé R. Rivas

Estudiando teleco y escribiendo sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *