Conociendo a

The Mauskovic Dance Band

Por -

Con base de operaciones en Holanda y comandados por Nicola Mauskovic, The Mauskovic Dance Band es una entretenida formación que basa su propuesta en unos ritmos de lo más exóticos donde las influencias de las músicas étnicas de diversas partes del mundo son primordiales. Tras años girando con bandas como los nigerianos W.I.T.C.H., Nicola decidió en 2016 tomar las riendas de su propio proyecto creando una formación de lo más original que funciona como la coctelera perfecta. Y es que las canciones de este proyecto tienen un punto de partida en lo hipnótico de su ritmo, siendo capaces de aglutinar pasajes que van desde el calypso hasta la psicodelia más alucinada. A partir de aquí, resulta totalmente imposible no dejarse llevar por una combinación de voces lejanas y guitarras donde su carácter groove está de lo más presente, logrando que en cada canción los tempos resulten de lo más dinámicos para lograr el efecto más parecido a estar dentro de una cumbia totalmente infinita. La combinación de un montón de músicas del mundo a lo ancho y a lo largo de todo el globo terráqueo parece que no tiene límites, logrando que todas ellas adquieran un cierto toque sintético.

Desde 2017 la numerosa formación no ha dejado de entregarnos singles, EPs y hasta incluso su LP debut que vio la luz este mismo año. Si viajamos hasta las primeras referencias de la banda, vamos a poder comprobar como el continente africano es el que se lleva la palma a la hora de aparecer como clara inspiración en sus composiciones. No hay más que escuchar el tirón Down in the Basement, un trabajo que invita de lleno a disfrutar de danzas tribales donde las mascaradas corren a gusto del oyente, todo ello con ese espíritu de conga que no puede seguir ningún patrón de paso claro. De hecho ‘The Opposite’, el segundo tema de este trabajo, contiene todos los elementos exóticos que caben esperar de esta propuesta, rematándolo todo con una agitación cumbiera que resulta infalible. Toda esta oda a la fiesta más ligera y disfrutable continua de lo más presente en toda su trayectoria, destacando sobre todo en el doble single Things to Do/Foam Nights donde incorporan arrebatos propios de una batukada bajo control, capaz de integrarse a las mil maravillas con el fervor del tropicalismo.

La confirmación definitiva de como la banda ha sabido extenderse a nuevos territorios sin perder la esencia de sus composiciones ha llegado con su homónimo LP debut publicado este mismo año. En este disco son capaces de serenar en cierta medida los ánimos a costa de lanzarse a por un apartado más ambiental, logrando una mayor presencia de los teclados para que todo resulte de lo más compacto. Consiguiendo que sus influencias no sean tan reconocibles como en sus inicios, a la par de incorporar algún que otro efecto de lo más futurista, la formación holandesa parece sumirse en un mayor misterio y nocturnidad. Donde antes abundaba la nube de confeti, en esta ocasión apuestan más bien por una invitación hacia lo sugestivo y el baile libre, dejando constancia de ello en muchos puntos del trabajo como es el caso de ‘Alto in Vacanza’. De esta forma nos demuestran lo camaleónicas que pueden resultar sus canciones, intentando siempre que el mantener las caderas estáticas sea totalmente imposible.

Noé R. Rivas

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *