Conociendo a

Shy Dog

Por -

Noah Melis es un músico belga que a lo largo de estos últimos años ha participado en proyectos tan interesantes como Bed Rugs, Borokov Borokov o Pascal Deweze, encontrando su espacio en solitario a través de Shy Dog. Con un disco de título homónimo a sus espaldas, ha logrado un conjunto de temas con su cierto punto enigmático, muy bien asociado a saber cómo combinar tonalidades de lo más orgánicas junto con un abanico de efectos de lo más brumoso. Debido a ello podríamos definir este primer trabajo como un bonito cruce entre esa cara tan sumida en lo placentero que poseen Timber Timbre y un formato de dream pop evasivo donde todo parece observarse desde un buen margen de distancia.

Sabiendo muy bien como enredarse a través de una amalgama de sonidos que parecen cortocircuitados, el disco se plantea como todo un desafío a la hora de no romper un clímax curiosamente minimalista a la hora de incorporar todos sus destellos sintéticos. Con una particular elegancia muy bien sostenida en unas líneas de guitarra de lo más sobrias, quizás este sea el hilo conductor del trabajo, girando todo en torno a los ciertos impulsos rítmicos casi imperceptibles. De esta forma es posible conseguir canciones con un marcado carácter contemplativo como es el caso de ‘Looing Out’, reflejando al mismo tiempo una cierta cara sombría.

Sin lugar a dudas el influjo cinematográfico es algo que también acaba impregnando de forma directa estos temas, destacando todos aquellos momentos de atmósferas de matices luminosos que sin embargo retienen muy bien la estética barroca del trabajo. Buena muestra de ello la podemos encontrar en ‘Barking Outside’, resultando de lo más heladora y dejando al mismo tiempo correr la imaginación hasta estampas propias de Twin Peaks. Todo ello ocurre al mismo tiempo de no dejar que cese una gran actividad de fondo, encontrando una recta final de tema donde logra convivir lo que podemos considerar como más melódico dentro de su propuesta y todas las divagaciones en torno a la electrónica.

Con un toque más romántico y cálido, el músico también demuestra como en las distancias cortas y alejándose de toda la parafernalia que esconden sus temas también es capaz de calar profundo. Claro reflejo de ello puede ser resultar una ‘Mean To Me’ con la que nos introduce en terrenos casi relacionados con la canción americana más alicaída. De esta forma su primera gran obra más que cerrar puertas lo que hace es dejar el mayor número posible de ellas abiertas. Solo así será posible dar entrada a nuevos experimentos sonoros como el mostrado en ‘Your Mountain’, su más reciente composición donde impera ese sentimiento de calma tensa donde algo acechante parece estar a la vuelta de la esquina.

Noé R. Rivas

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *