Conociendo a

Sen Senra

Por -

Cuando crees que el panorama nacional no te puede sorprender y pasas las horas buscando nuevos y muy lejanos grupos en el bandcamp, aparece por sorpresa un chaval de Vigo que tiene tanto de los Harlem como de Allah-Las. Entonces es cuando recuperas la fe en eso de que siempre queda algo atractivo a no muchos kilómetros, en unas circunstancias y un entorno que no tiene nada que ver con el de la Costa Oeste norteamericana pero que hay dado un resultado igual de arrebatador. Y es que el primer trabajo de Sen Senra lo podemos calificar totalmente como una revolución en el panorama nacional. Vale que tenemos estupendas bandas garageras ya no solo en Galicia (Novedades Carminha es el caso más claro) si no en el ámbito nacional (Mujeres siempre serán nuestro top), sin embargo en esta ocasión llama la atención los pocos filtros que tiene la propuesta, el encontrarse con un chaval que saca riffs que ni John Dwyer y encuentra esas melodías de sonido sucio y destartalado que bajo cualquier circunstancia tienen efecto revitalizante.

El primer trabajo de Sen Senra, Permanent Vacation, fue editado el pasado mes de febrero bajo Crispis, la misma editorial que acogió el debut de Álex Casanova. 10 temas directos, más o menos incisivos, pero que conservan un descaro y carácter ciertamente gamberro asociado con mayúsculas a la palabra garaje. Sí, ese género que parece que ahora engloba cualquier cosa en la que suene una guitarra de distorsión poco convencional y algo añejo detrás. Desde que escuchas el tema homónimo que abre el trabajo, te das cuenta de cómo parece que todo ha cambiado hacia algo más polvorientamente soleado, despreocupado y mucho más vital. Una declaración hacia situarte en un lado más amable de la vida pero no por ello menos feroz. Ese ritmo cabalgante logrado a partir de rasguidos desganados de guitarra que te conduce hacia rostros de sonrisa intrigante.

sen senra

A medida que escuchamos el trabajo, nos encontramos como la fórmula que emplea el vigués nunca pierde fuelle ni interés. En ‘Pza America’ de nuevo aparece otro estribillo de gancho western y dinámico, perfecto para perder el control de las cervezas que llevas. Aumentando pulsaciones y saltando a un lado más combativo, se empieza a abrir el abanico de posibilidades en ‘Lunatic’. Vayamos lanzados al sótano del garito donde ya hay mucha humedad y nos espera el temarraco para gritar entre empujones-abrazos a esa persona que siempre saca lo mejor de ti. Este es el caso de ‘Looking At You’, una canción que es aún más inmediata que el resto y recoge las señas de identidad musical perfectas del trabajo.

De igual modo, resulta muy atractiva ‘No More Bad Days’, un canto vital que de haberlo compuesto los Black Lips necesitarían el doble de rollos de papel higiénico en sus conciertos. Piano de pared y monotonía rota bestialmente a base de guitarrazos que dan paso a más sonidos que vuelan cabezas. Ahora son los coros de ‘She’ los que nos pegan fuerte. De nuevo esa especie de don para acertar con la melodía y no aburrir. Esto se va acabando pero aún queda muy buen contenido. Es el caso de ‘Tell me Your Dreams’ donde el tono se vuelve más serio, las guitarras se dejan de concesiones y la conversación se endurece. Hablar de cosas más profundas con el empuje de una canción.

Siguiendo con las buenas ideas y ese espíritu por lograr que nada quede en medias tintas de lo anodino, llega ‘Everyone’s Got a Price’. Poco a poco, a medida que nos adentramos en el final sentimos como los temas van adquiriendo un lado quizás más nostálgico, algo que los Growlers plasman muy bien. Quizás la rabia de ‘Flowers’ rompa esta excepción, pero sin embargo ‘Waiting’, el tema final del disco, nos lleva de nuevo a esta tónica. Sen Senra demuestra una tremenda pasión y talento para lograr que todos esos sonidos que siempre nos quedan tan lejanos tengan sabor a salitre y zamburiña. Ojalá esto vaya a más y su irrupción sea un detonante de algo. Al menos a notros nos ha roto totalmente la tarde de mierda que llevamos.

Sen Senra forma parte del circuito de músicos de Jägermusic.

Noé R. Rivas

Estudiando teleco y escribiendo sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *