Conociendo a

Saturday Night

Por -

En una ciudad como Washintong D.C. siempre tenemos que estar al tanto de todas las novedades que nos ofrece su escena asociada al pop rock, ya que en estos últimos años el panorama local se ha ido desligando casi por completo a las míticas bandas que integran el mítico sello Dischord. Buena muestra de ello nos lo encontramos en Saturday Night, una alegre formación integrada por Luke Reddick, Nora Button, Cash Langdon y Jesse Sattler. Surgida en el 2017, la banda se caracteriza por propugnar unas canciones lanzadas a por un vitalismo guitarrero que se acaba acercando sobremanera a ese impulso rock tan asociado a las bandas universitarias de los 90. De este modo publicaron el año pasado su primer LP homónimo a través del sello Gentle Reminder, encontrándonos ante un disco donde el espíritu del twee pop poco a poco acaba haciendo acto de presencia para cargarlo todo de esa ilusión relacionada con las aventuras a corto plazo que sabes que no pueden salir mal.

A lo largo de estas canciones nos vamos encontrar un buen compendio de melodías edulcoradas en su justa medida, guiadas siempre por unas guitarras que guardan relación con la espontaneidad siempre presente en las buenas bandas de Lo-Fi pop para encontrar momentos de lo más ilustrativos en canciones como ‘Curse of Blessing’. El juego de voces y esa marcha extra que imprimen, nos pone en mente el lado relacionado con lograr una aceleración progresiva que a bandas como Trust Fund o Veronica Falls se les daba tan bien. Sin embargo este trabajo va mucho más allá, resultando ser un estupendo compendio de estados de ánimo capaces de surgir en un mismo día, pudiendo escapar a todos ellos de una forma para nada estresante. Así es como el decálogo guitarrero presente siempre resulta de lo más brillante, atravesando momentos de lo más diversos, que pueden ir desde una senda pop de lo más trotona como la mostrada en ‘Piking up the Glass’, hasta el toque de euforia controlada tan característica de algunas bandas del sello británico Fortuna POP! Buena muestra de ello nos la encontramos en la propia ‘Saturday Night’, un tema que pone de manifiesto aquel afán por buscar la escapatoria más factible.

Sin bajar el listón, el trabajo también contiene otras canciones más destinadas a exhibir sus habilidades en aquellos territorios más comedidos, donde procuran que las situaciones donde exprimen sus guitarras marquen el punto de inflexión. Este es el caso de ‘Destined to Fall’, un tema que vuelve a poner de manifiesto el intrínseco carácter despreocupado del grupo, incluso en esos momentos donde parece que la insatisfacción lo toma todo con frases como “I can’t live the way I wanna live”. En otras ocasiones, esta insatisfacción es combatida pasando directamente a la acción como ocurre en ‘Push Pool’, encontrando bonitas metáforas como “Push me into the pool of your love, I’m a water bug”, donde el grupo se recrea en un apartado más nervioso, más relacionado con introducir una cierta urgencia que hace acto de presencia solo en las estrofas precisas. Por todas estas buenas características desarrolladas a lo largo de su LP debut, podemos decir que Saturday Night representan muy bien lo que supone tener unas influencias muy claras y al mismo tiempo saberlas desarrollar en sus propias historias con total naturalidad.

Noé R. Rivas

Estudiando teleco y escribiendo sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *