Conociendo a

Ratboys

Por -

Pude ver en directo a Ratboys en su única actuación hasta la fecha en Madrid a finales de septiembre de 2016 durante su gira europea con Dowsing, con quienes acababan de publicar un split de cuatro cortes en total y que anotaban con aquella su segunda visita a la capital. Un precioso concierto en la Wurlitzer Ballroom con Carver, el cuarteto madrileño disuelto y recientemente resurgido en formato trío como Loss Leader, que me sirvió de iniciación al dúo – cuarteto o quinteto en directo – formado por Julia Steiner y Dave Sagan.

Publican gratuitamente en digital RATBOY en abril 2011. Esta primera referencia; si bien se acerca a un folk lo-fi con ukuleles, percusión suave y la liviana voz de Julia cuasi distorsionada y alejada; llama especialmente la atención por su quinto y último corte, ‘at 39 is annie the oldest cat?’, que comienza como una de las baladas a las que nos han tenido acostumbrados durante un cuarto de hora hasta la irrupción de una guitarra de fuzz retumbante y un bajo sólido y constante, ensuciando el riff principal de guitarra acústica sin que se llegue a perder por completo durante el desarrollo del tema. RATBOY será la única muestra escuchable del dúo de Chicago hasta que en mayo de 2014 vuelvan a grabar – instrumentos prestados mediante – Space Blows, un single de dos temas mucho más ruidosos y cercanos al estilo que consolidarán como propio en verano de 2015 al lanzarse a por el primer larga duración bajo el título de AOID (VOID, siendo la A una V invertida). Con los míticos Topshelf Records como respaldo y una banda que girar, Julia y Dave pueden al fin dedicarse en exclusiva a las guitarras e interpretar en directo las diez canciones que componen el LP.

El dúo se declara fan de leyendas del género como Hank Williams y Dolly Parton o conjuntos popularizadores del mismo entre los que destacan a Dixie  Chicks o Faith Hill, ambos con fundamental presencia de voces femeninas. Definen su estilo como post-country, una suerte de aproximación del clásico americano al emo y las ramas más alternativas del rock, añadiendo sonoridades propias de esos géneros pero manteniendo la estructura y lírica narrativa característica del country. Algo similar sucede con otras bandas y artistas como Pinegrove o Spencer Radcliffe & Everyone Else con el folk y country americano o incluso Rosalía, sin alejarnos de un plano estrictamente nacional, y su clara intención de renovar el flamenco y acercarlo a sonidos alternativos como ya sucediera con el jazz fusión de Pedro Iturralde, Paco de Lucía o Al DiMeola en la década de los setenta.

Las dos últimas publicaciones de la banda, en forma de LP con GN (Good Night) y EP con GL (Good Luck), vuelve a rebosar realismo en sus letras, partiendo de la suma de los propios títulos que dan como resultado un homenaje a la muletilla usada por el presentador de la CBS Edward R. Murrow en su campaña televisiva contra la política de McCarthy a mediados de los cincuenta. Sonoramente la conjunción de ambos títulos supone una mezcla de las varias vertientes que han tratado Ratboys a lo largo de su discografía: desde la más clásica y acústica que apreciamos en ‘Elvis is in the freezer’, una oda al apoyo y la amistad en un momento de luto en memoria del gato de Julia; pasando por auténticos acercamientos al shoegaze en ‘Crying About the Planets’, honrando la memoria del explorador australiano Douglas Mawson; y con el relato del joven salvaje encontrado en los bosques de Hamelín y confinado a la corte de Jorge I de Inglaterra en ‘Peter the Wild Boy’ como colofón rozando lo sinfónico, dando pruebas irrefutables de que indagar en el background de la banda no solo supone una iniciación a la canción clásica americana sino también a pasar, como Julia, noches enteras leyendo en Wikipedia sobre el trasfondo de sus letras.

 

Enrique R. Novoa
Enrique R. Novoa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *