Conociendo a

Radiolobo

Por -

A orillas del Río de la Plata, más precisamente en la ciudad de Montevideo, Uruguay, una joven banda hizo de las guitarras con distorsión, reverberación y delay su sello característico. ¿Sus intenciones? Ubicar al rock al lugar del que nunca debió alejarse: en estadios, con una puesta en escena digna y un público haciendo pogo. Radiolobo es la nueva banda a seguir en el indie latinoamericano, y hoy te contamos por qué.

Conformada por Agustín Flores (batería), Christian Siri (bajo), Juan Ruiz (voces), Juan Lamas (guitarras) y Santi Fontona (sintetizadores), la joven banda uruguaya grabó V1 (2019) en Blastoff Records, con una producción (a cargo de Mateo Flores) que emana buen gusto. Embriagada en un aura de sintetizadores oníricos y riffs distorsionados y rockeros, la voz de Ruiz suena nocturna, por momentos seductora, por momentos tanguera, atrapándonos desde la primera escucha.

Roberto Arlt en el prólogo de Los Lanzallamas (1931) afirmó que “hay que escribir páginas que tengan la fuerza de un cross a la mandíbula”; así es como inaugura el disco ‘Soltar’, un track que puede sintetizar toda la sonoridad de Radiolobo. Arpegios de guitarra a modo de riff, sonidos ambientales dando vueltas por el estéreo y un mood enérgico que moviliza al oyente a primera escucha. “Si ya sabés lo que quiere tu piel, ¿por qué no se lo das?” pregunta Juan Ruiz. La respuesta de Juan Lamas es tan necesaria como adecuada: un excelente solo de guitarra para cerrar el tema, como lo hacen las buenas bandas.

‘Arden’ es la canción donde Radiolobo se cansa de rockear a lo grande y decide bailar. Una guitarra empapada en wah-wah y un bajo con mucho groove construyen un clima funk que pide a gritos una pista de baile, acercándonos a una sonoridad digna de Babasónicos. Por su parte, ‘V1’, el tema que da título al disco, continúa la línea de ‘Soltar’: canciones que hacen de las seis cuerdas el motor de la canción, con punteos que se instalan en los oídos y melodías que piden coros a los gritos en un recital.

La construcción de climas es la característica que más dominan los jóvenes uruguayos, y donde mejor lo demuestran es en ‘Hoy’, una pista que podría estar en un Greatest Hits de Foals. La combinación de teclados arpegiados y batería electrónica más acústica edifican una seductora introducción. A medida que las guitarras aumentan en distorsión, la sensual voz de Ruiz va creciendo en intensidad para concluir con el mejor verso del disco. “Hoy soy vértigo, soy velocidad, busco el peligro de tierra sin explorar” canta con vehemencia mientras alcanza una nota complicada que cierra el mejor track del LP.

V1 es un disco que tiene como denominador común la idea de mantenerse fuerte en tiempos complicados, un concepto que tiene mucha relevancia al día de hoy, y lo hace a partir del género más fuerte que podemos tener. El rock que hace falta, el rock que necesitamos, lo encontramos en Radiolobo.

Artículo realizado por Ignacio José Sánchez

Redacción Mindies
Redacción Mindies

Los miembros de la redacción de Mindies amamos la música por encima de todas las cosas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *