Conociendo a

Oh! Ayatollah

Por -

Oh! Ayatollah son una banda compostelana de pop, caracterizada por un sonido fresco y desenfadado capaz de somatizar lo crudo de su metáfora. Sus letras acogen una ácida crítica en clave existencialista, dominada por un marcado pesimismo vital, inherente en su actitud de denuncia. Difuminada por fugaces espejismos de color, en su obra tiene cabida una áspera -aunque profundamente humana- detracción de las miserias de la sociedad y de nuestras faltas como individuos. En suma, una fusión de lo nuevo y lo viejo, articulada en torno al inquebrantable nexo de la condición humana.

Su origen lo esbozó la casualidad. Lo que en sus inicios surgió como una propuesta informal entre amigos, luego de la emoción de un concierto de SraSrSra, terminó por consolidarse como un proyecto definido, con un sonido y una estética tan característicos que ya los ha dotado de un espacio en la riquísima escena gallega. Ellos mismos reivindican el apabullante número de artistas en Galicia, y apelan a la excepcional calidad de su producción musical. De hecho, entre sus referentes principales sobresalen grupos como The Homens, Familia Caamagno o Malandrómeda.

Su trayectoria comienza con el EP digital Cancións por se non Te Quere Xa (2016), al que le sigue el single Nunca Máis / Mi Re La (2017), y su primer LP  Volve a Canción Protesta (2018). Recientemente, en diciembre de 2019, ha visto la luz uno de sus temas más distintivos: ‘Todos.unidos.xuntos.sempre’. Toda su producción musical la han ido presentando al público en la Sala Capitol de Santiago, una de las más emblemáticas de la capital gallega.

Oh! Ayatollah! es, en esencia, pop. Un pop contemplado desde todas sus vertientes, y como convergencia de muchos y muy diversos estilos. Su música bebe de la influencia de los 60 y los 70: es por ello que la formación trabaja con coros, estribillos y melodías suaves y pegadizas, a los que acompaña la insistente presencia de sonidos lo-fi y el reiterado uso de sintetizadores. Lo vintage es moderno, y es de esta paradoja de la que se nutren a la hora de definir su peculiar estilo. Aunque se definen como nostálgicos, no pretenden estancarse en el pasado y ven necesario innovar a la hora de componer y modelar su identidad creativa.

Su estética la plantean como una manera de expresar lo que son y la manera en que ven las cosas. Aunque no la entienden como ideología o estrategia de marketing, sí son conscientes del peso de la imagen sobre la audiencia. A través de ella, pretenden acercar al público a su propia personalidad, al margen de la distancia impuesta por el espectro artístico.

Con respecto a sus perspectivas futuras, su propósito actual es el de seguir creando y tocando; pasarlo bien. Con todo, reiteran su denuncia a la precariedad del mercado actual y la falta de oportunidades para los artistas musicales. Al público le agradecen su entrega y apoyo constante, su presencia en los conciertos y el seguimiento en RRSS.

Artículo realizado por María Rozados Balboa
Redacción Mindies
Redacción Mindies

Los miembros de la redacción de Mindies amamos la música por encima de todas las cosas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *