Conociendo a

Marcelo Criminal

Por -

El pasado 22 de noviembre, el cuarteto madrileño Carolina Durante (Sonido Muchacho), lanzaría, en colaboración con la ganadora de Operación Triunfo 2017 Amaia Romero, el sencillo ‘Perdona (Ahora Sí Que Sí)’ . Dentro del ruido generado por la broma en torno a un supuesto robo por parte de los autores de ‘Cayetano’ o ‘Himno Titular’, ha sonado con fuerza el nombre de Marcelo Criminal, compositor del tema original.

Tras Marcelo Criminal se encuentra Marcelo García, un joven que graba las canciones que seguramente habría cantado Daniel Johnston si en lugar de haber pasado su juventud en Texas en los años ochenta, hubiera nacido en Murcia en 1997. Con referentes como Beat Happening y una producción extremadamente lo-fi, Marcelo Criminal canta sobre lo aparentemente fútil, sobre los aspectos más nimios de nuestra existencia que, sin embargo, terminan revelando con frecuencia una melancolía trágica e irremediable. Lo hace además con una voz lúgubre, grave y monótona, que parece revelar la más absoluta ausencia de cualquier tipo de pretensiones. Así es como nos encontramos con temas como ‘Solán De Cabras’, ‘Whatsapp//Huerta’ o ‘Pastillas’, incluidos en su único álbum físico del año 2017 Acepta Su Cruz, lanzado por el sello Fikasound.

No obstante, el músico comenzaría a compartir algunas de sus primeras canciones en Bandcamp ya en el año 2016, espacio en el que define sus creaciones como “mala música para gente sensible y moderna”. Entre esos primeros temas versionaría el ‘Tengo Que Calmarme’ de Yung Beef o ‘Amores Bandidos’ de El Combo Perfecto y La Mafia del Amor. Así mismo, pudimos escuchar algunas de las canciones que finalmente aparecerían en el mencionado Acepta Su Cruz, un disco que desde su título nos habla de desafección y resignación o, tal vez, parafraseando a Kubrick, cómo dejar de preocuparse y aprender a amar que eres Marcelo Criminal.

En un contexto ya de largo recorrido directamente relacionado con lo que entendemos como “posmodernidad”, Marcelo Criminal nos conecta con un sentimiento de que la música ya no tiene capacidad de producir formas innovadoras ni imaginar futuros alternativos. El compositor es, en ese sentido, un abrazo a la normalidad y a la ausencia de alardes más allá de hacer música sin patrones ni prejuicios, versionando desde temas de Yung Beef, hasta ‘Teléfono’ de Aitana.

Esa “mala música para gente sensible y moderna” conecta con un público que se escapa de los flashes y focos, una generación de jóvenes que encontramos un pequeño refugio en lo cutre: guitarra desafinada, teclado y una voz a la que a veces le cuesta llegar a los graves para susurrarnos que está bien ser un perdedor: “pido perdón por no ser mejor que nadie / pido perdón, no hace falta que me hables”.

Reseña a cargo de Pedro Gallo.

Redacción Mindies
Redacción Mindies

Los miembros de la redacción de Mindies amamos la música por encima de todas las cosas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *