Conociendo a

Luby Sparks

Por -

Sin lugar a dudas Luby Sparks son una de las bandas más emocionantes que nos hemos encontrado últimamente dentro de esos terrenos en los que el dream pop abraza el shoegaze más impetuoso, teniendo en mente el objetivo de crear unas dinámicas trepidantes donde las dosis de ruido lo acaban por ser todo. Establecidos en Tokyo, la banda surgió en 2016 como el proyecto original de Natsuki Kato (bajo y voz), Emily Obaidey (voz), Sunao Hiwatari (guitarra), Tamio Sakuma (guitarra) y  Shin Hasegawa (percusión). Su pasión por el shoegaze británico y grupos como The Pains of Being Pure At Heart los condujo a formar una banda en la que dar rienda suelta a esa necesidad de encontrar melodías noise que se pudiesen cantar sin ningún tipo de complejo. Sin embargo ellos mismos prefieren esquivar esta etiqueta de shoegaze para identificarse simplemente como una banda de indie pop. 

El bagaje logrado a lo largo de todos estos años resulta sinceramente de lo más emocionante, dejándonos ante un puñado de buenos singles, un EP y un LP donde lograr transformar las desilusiones del día a día en historias cargadas de energía para precisamente escapar a las situaciones más tediosas. Encontrando el nombre gracias a la película Ruby Sparks de Jonathan Dayton, pero alterando su primera palabra, la banda no perdió el tiempo y prácticamente un año y medio de su formación ya contaban con su primer LP homónimo. Por el camino, eso sí, nos habían ido dejando magníficas cartas de presentación como ‘Pop. 1979’ o ‘Hateful Summer’, encarando una cara propiamente más cercana a bandas de sellos como Sarah Records. Todo ello llegó superando escasamente la veintena y logrando publicar incluso un split con Yuck.

Contando desde un primer momento con Max Bloom como padrino y productor, la banda dio el salto al Reino Unido en 2017 participando en el festival Indietracks, encontrando el evento perfecto donde seguir dándose a conocer lejos de su Japón natal. Acumulando poco a poco entradas en internet de medios británicos y estadounidenses, Luby Sparks encararon la grabación de su LP debut homónimo, llegando en 2018 como una auténtica joya de canciones que vencen a la nostalgia partiendo de ella. A lo largo de esta referencia no dudaban en incluir momentos de caos bajo control como en ‘Sparks’, logrando que la montaña rusa de guitarras que van y bien aporten perfectas dosis de vitalidad con las que combatir los momentos más cabizbajos.

Después de la gran acogida que tuvieron estas canciones, la vocalista Emily Obaidey dejó la banda, entrando en su lugar la británica Erika Murphy. Este proceso fue de lo más curioso, ya que Erika era una gran fan de la banda y al tener algún amigo en común con Natsuki, éste le sugirió por Instagram la posibilidad de entrar a formar parte del grupo. De esta forma su próximo EP (I’m) Lost In Sadness ya contaría con la voz de Erika. Quizás este trabajo supuso un pequeño punto de inflexión, ya que la banda se lanzó a por un nuevo apartado más relacionado con sumergirse de lleno en un ruido más persistente y voraz al estilo de My Bloody Valentine, pero también jugar más que nunca con el dream pop más desnudo. Un disco repleto de contrastes con el que seguir abriendo nuevos caminos en su música. 

Acercándonos poco a poco al presente, las últimas composiciones del grupo llegaron el año pasado con el single ‘Somewhere’ y a principios de este 2020 con ‘Birthday’. En el primero nos remiten hacia unas guitarras más asociadas a la new wave ochentera, intentando ampliar su paleta de influencias pero sin descuidar tampoco unos destellos sintéticos con los que al mismo tiempo se acercan a los clásicos escoceses. Por su parte en su más reciente ‘Birthday’ nos muestran como su evolución hacia terrenos menos ásperos en lo referente a sus guitarras poco a poco se va completando, encontrándonos ante una voz más limpia que nunca y un efecto más ensoñador que de costumbre. Un nuevo paso de un grupo que lo tiene todo para seguirnos conquistando.

Noé R. Rivas

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *