Conociendo a

Las Luces Primeras

Por -

No es novedad leer que la década del 2010 al 2019 estuvo sonoramente marcada por la psicodelia pop y rock. Bandas como MGMT, Tame Impala y Temples encontraron el momento adecuado e influenciaron un revival lisérgico que se extendió hacia todos los rincones del mundo.

En el oeste argentino, más precisamente en Mendoza, podemos encontrar a uno de los mejores exponentes de esta alquimia lisérgica del sonido: Mariano Peccinetti y sus Luces Primeras. En Forestal Tape, su segundo disco, consigue optimizar su capacidad de conjugar elementos etéreos y soñadores en un dream pop confeccionado perfectamente.

En esta segunda entrega, Peccinetti trabaja con el baterista Juan Attorri, y graba el resto de los instrumentos, encargándose también de la mezcla, recordándonos a otros alquimistas sonoros que trabajan en soledad, como Kevin Parker (Tame Impala) y Alexander Brettin (Mild High Club).

En ‘Caballo con alas’, el bajo lleno de groove y los sintetizadores volando y apareciendo en distintos lugares del estéreo presentan un tema que bien podría utilizarse como la introducción de una serie de espionaje de los 70´s.

A su vez, ‘Nubes en saturnia’ nos da a entender de qué trata el segundo disco de esta banda mendocina: riffs cargados de reverbs y delays, teclados como colchones donde reposa tanta psicodelia que aporta la voz de Mariano Peccinetti, y una lírica que continúa con la idea surrealista de sus trabajos previos. “Prefiero que el viento me dé una señal, ir hasta la cima del volcán”.

De ‘Paisajes en mi mente’ poco puede decirse que no sean elogios. El hit del álbum no tarda en encontrarse, y está liderado por un sintetizador de sonido rugoso y una sensual entonación de Peccinetti que por momentos nos hace recapitular los mejores momentos de Adrián Dárgelos.

Una característica muy amena que se puede notar en todos los trabajos de Las Luces Primeras es que la prioridad está puesta en el formato canción. Gran parte de sus temas tienen estructuras concretas, de verso-puente-estribillo, estructura a la que muchas bandas “psicodélicas” le huyen. Encontrar el lugar para la exploración y búsqueda sonora lisérgica en un formato tan simple es una virtud digna de destacar.

‘Dragón en la montaña’ presenta las melodías más amenas y ensoñadoras del álbum, como si de un mix entre Mac Demarco y Temples se tratase. Un gran trabajo de mezcla en la utilización de los efectos sonoros espaciales, que nos sumerge en una burbuja de flora y fauna rural, donde la psicodelia se mezcla con el western, nada más ni nada menos que en el oeste argentino.

Cine, surrealismo y exploración sonora son los 3 leitmotivs que se pueden apreciar en la instrumental ‘Mozart Jr’, pieza que refleja las mejores características del proyecto de Peccinetti. Frases de La Chinoise, de Godard, voces de la serie Cosmos, de Carl Sagan. La poesía visual del cineasta francés y la exploración cósmica del difunto astrónomo están reunidas en una pieza de 4 minutos que nos acerca a un universo similar a los planteados por Syd Barrett o los Beatles más ácidos.

Las Luces Primeras encienden inmediatamente y plantean la escenografía de un ambiente espacial y temporalmente distinto al nuestro. Uno en el que los motivos melódicos dibujan burbujas surrealistas y los beats bailables se disuelven en lapsus psicodélicos que dan rienda suelta a la exploración del estéreo, mientras la imagen mental en nuestra cabeza forma una idea que se nos fue planteando durante 36 minutos: qué discazo hemos escuchado.

Reseña a cargo de Ignacio José Sánchez.

Redacción Mindies
Redacción Mindies

Los miembros de la redacción de Mindies amamos la música por encima de todas las cosas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *