Conociendo a

Interrogación Amor

Por -

Interrogación Amor es la última propuesta de la escena lo-fi de Madrid. Su sonido, próximo al bedroom pop, y articulado desde un discurso eminentemente queer, viene a configurar una simbiosis perfecta entre el apartado musical y el estético. El proyecto integrado por Daniel Salgado (teclado y voces), Yolanda Martín (bajo), Carlos Martínez (guitarra y producción) y Javier Sanz (voz), ha visto la luz este año bajo el concepto de “cartas de amor con autotune”.

Influidos por artistas nacionales como Chill Chicos, Trashi, Shego, Ralphie Choo o Irenegarry, interrogación amor ha dado en establecer una innovadora conexión con los distintos “grupúsculos” que operan en la capital. En sus temas persiguen una misma línea sensorial, bastante onírica pero próxima a nuestras vivencias cotidianas, y que aparece nublada por el error, la incongruencia de los días y una marcada sensibilidad. De momento, vienen de lanzar cuatro sencillos en Spotify: ‘chicas guapas’, ‘chicos feos’, ‘mentira’ y ‘8,2 segundos’.

Su identidad audiovisual, en la que se pone especial énfasis, la vehiculan a lo que, a nivel conceptual, entienden como definitorio del grupo. Su estética es algo que “forma parte del mensaje […], y siempre añade significado a las canciones, las completa, siempre está pensado”. Hablamos de una imagen cuidada y limpia, en un característico morado que viene de modelar su identidad creativa.

A través de sus letras pretenden una identificación sencilla y directa: en ellas recogen realidades concretas, dudas y dilemas de lo cotidiano, pero siempre en una línea sincera y naif, sin pretensiones. Insertando elementos comunes y fácilmente reconocibles por toda una generación, logran enganchar al público y llenar sus canciones de una emocionalidad tierna y asequible.

“Espera, espera, quítame el autotune

Que me acaba de hablar, y me ha dicho de quedar el viernes

Y, no sé, en verdad quiero quedar con ella, pero me da mazo de vergüenza

Me da miedo

No sé, no sé”

En todas ellas se habla del amor, pero siempre desde una perspectiva humana, pura y reacia a la idealización. Si bien en su discurso toman como referente a grupos de tontipop como las Cariño, igualmente juegan con esa idea de la eterna adolescencia y la inseguridad perpetua: “Las letras realmente surgen de experiencias que hemos vivido, creemos que son experiencias que muchas personas han vivido y siguen viviendo, pero no se suele hablar del todo, o al menos, nosotros no conocemos demasiadas canciones que hablen de estar enamorado de un chico al que no le gustan los chicos”.

El grupo se ha hecho, además, con un fuerte espacio en RRSS, en base a su componente generacional y a un pronunciado carácter transmediático. El estar integrados en una escena muy rica dentro de la producción musical de Madrid les ha permitido enriquecerse de otros estilos integrados en su propio ecosistema, de los que -se espera- lleguen colaboraciones en un futuro.

Con muchas ganas de trabajar el directo una vez se reinstaure la “normalidad”, creen tener esa parte de su proyecto aún por explotar, y ha de llegar con muchísima fuerza. Si bien la lectura conceptual de su trabajo está ya en vías de desarrollo, su paso por los escenarios habrá de terminar de definir su perfil como artistas.

https://www.instagram.com/p/CAUziYkHKW6/?utm_source=ig_web_copy_link

María Rozados Balboa

Me gustan muchas cosas y a veces escribo sobre ellas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *